Cristiano por encima de todo

Os dejo mi crónica del Real Madrid – Sevilla para Diario Fénix:

El Real Madrid se impuso al Sevilla por siete goles a tres en un partido de ida y vuelta frenético, especialmente en el segundo acto. La eficiencia de la defensas brilló por su ausencia y el protagonismo fue para los ataques, ahí tenía las de ganar el Madrid y desde ese punto de vista se explica mejor la goleada final.El galés Bale firmó su mejor partido con la blanca del Real MadridAncelotti permaneció fiel de inicio a su sistema 4-3-3. Illarramendi como mediocentro puro, Khedira e Isco como interiores. Los costados para los portentos físicos del Madrid, Bale y Cristiano, dejando arriba a Benzema. Los primeros veinte minutos del Madrid fueron francamente buenos con protagonismo especial para dos jugadores: Gareth Bale y Karim Benzema:

El galés entró con ganas y antes el del primer cuarto de hora de partido desplegó su cañón para colocar el uno a cero con una definición al alcance de muy pocos futbolistas. El francés firmó un primer tramo de partido para enseñar a los niños. Movilidad constante, facilidad para asociarse, especialmente con Isco y Marcelo cerca del costado izquierdo, y muy acertado en sus desmarques.

A la media hora el Madrid ganaba tres a cero con dos goles de Bale y uno de Cristiano de penalti, una pena máxima que no fue porque la falta de Fernando Navarro sobre Isco fue fuera del área.
¿Y el Sevilla? Pues el Sevilla no estaba jugando mal. Emery dispuso una zaga con tres centrales, Pareja, Carriço y Fernando Navarro, y dos laterales largos: Diogo Figueiras y Alberto Moreno. Mbia y Rakitic eran los encargados de tejer fútbol en la zona ancha dejando las medias puntas para Vitolo, que hizo estragos desde la izquierda hacia dentro, y Jairo. Arriba para el gol jugó Bacca.

El conjunto de Emery concedió atrás pero se desplegó bien arriba. En cinco minutos consiguió apretar de nuevo el partido. Primero, gracias a un penalti dudoso de Ramos sobre Figueiras que transformó Rakitic. Después gracias a una magnífica acción de Vitolo que se fue de Arbeloa,  Varane no llegó a tapar, cedió a Jairo y su pase atrás lo aprovechó Bacca.

El partido se fue al descanso tres a dos con una sensación que los sistemas defensivos hacían aguas. Lo que era una sensación se convirtió en una certeza al final del choque. El Madrid demostró una vez más en los primeros cuarenta y cinco minutos que se puede ir por delante en el marcador y no controlar el partido, pese a que los primeros veinte minutos habían sido magníficos.

Auténtica locura

Resumir la segunda parte es difícil. Fue una auténtica locura y en ella Cristiano adquirió un protagonismo especial. La segunda parte del portugués fue un despliegue de facultades. Firmó dos goles más en su cuenta, lideró a su equipo en todo el frente de ataque y contó con la colaboración de un Benzema que jugó tan bien como muchos días, pero hoy le lució mucho más con dos goles y mucha participación en todas las acciones ofensivas.

El Sevilla seguía llegando, pero con menos efectividad que el Madrid, aun así no se rindió fácilmente. Rakitic firmó un golazo que ponía el partido cuatro a tres con media hora por jugar. Falló después un penalti que tampoco fue de Cristiano a Figueiras, ya que la falta fue fuera del área. La expulsión de Mbia por doble amarilla envió definitivamente a los suyos a la lona verde del Bernabéu.

El tramo final sirvió para ver el boceto más probable del Madrid en los partidos grandes a partir de ahora, con Alonso de nuevo al mando, Modric y Khedira como interiores, con opciones para Di María en la posición de interior también. Marcelo percutiendo una y otra vez en su costado izquierdo y Bale manteniendo un buen tono físico en la banda derecha durante todo el partido firmando dos goles y sirviendo otros dos.

El pitido final del árbitro dejó atrás un choque muy entretenido donde brillaron los ataques hasta la borrachera y naufragaron las defensas hasta la extenuación. Por encima de todo y de todos emergió de nuevo la imponente figura de Cristiano Ronaldo firmando un encuentro para el recuerdo.

El Madrid vence de nuevo con Cristiano al frente

Mi crónica del Real Madrid – Juve para el Diario Fénix:

El Real Madrid venció por dos goles a uno a la Juventus de Turín sin convencer con su juego, apoyado de nuevo en un Cristiano que marcó las diferencias en la primera parte.

Cristiano, de penalti, bate a Buffon por segunda vezHoy tuvo un socio de excepción en el equipo rival, el buen central zurdo que es Chiellini no estuvo afortunado. El internacional hizo un penalti innecesario sobre Sergio Ramos y fue expulsado al comienzo del segundo acto por sacar el brazo cuando Cristiano le ganaba la carrera, aunque la roja directa fue excesiva.
Los blancos comenzaron muy activos. El dinamismo de los primeros minutos prometía un partido que fue cayendo con el paso de los mismos. De nuevo con Illarramendi por delante de la defensa asentando el equipo, los interiores fueron para Khedira y Modric. Los costados para un Di María soberbio en el esfuerzo y acertado en las asistencias en la derecha durante el primer acto, Cristiano arrancando desde la izquierda pero centrando mucho su posición como hace siempre que juega Marcelo y arriba un Benzema que lucha contra su propia ansiedad, su bajo momento de confianza, su posición en el campo y un Bernabéu dividido en torno a la figura del excelente jugador francés.
La Juve cambió su sistema habitual. Volvió a la defensa de cuatro que hace más de un año que no utilizaba. Sorprendió la presencia de Ogbonna como lateral izquierdo en detrimento de Asamoah. Prescindió del central Bonucci, el armador de juego desde atrás cuando forma con tres centrales y alineó al uruguayo Cáceres como lateral derecho ante la ausencia del suizo Lichtsteiner.
En la zona ancha colocó todos sus centrocampistas. Pirlo como regista al que los años le empiezan a recordar que no pasan en balde. Tendría que estar prohibido que el tiempo le recordarse su paso a futbolistas tan extraordinarios. El chileno Vidal, que completó un partido excepcional, y Pogba como escuderos, Marchisio estiró el campo en la derecha, Tévez cerraba sobre la banda izquierda en defensa y arriba Fenando Llorente como nueve clásico de toda la vida.

Disparo como saludo

Marchisio saludó a Casillas con un gran disparo desde fuera del área al que Iker respondió de una forma soberbia. Di María se presentó en el partido con un pase entre líneas primoroso para que Cristiano definiera ante Buffon con sutileza y acierto. El uno a cero serenó más a la Juve que al Madrid.

La Vecchia Signora se fue adueñando del balón. En ataque Pogba se abría sobre la banda izquierda y Tévez se juntaba a Llorente para lastimar por dentro. El paso de los minutos fue apagando la llama blanca pese al buen partido de Asier Illarramendi como faro por delante de los centrales y de un Modric intermitente pero acertado.
El Madrid no acaba de asentar sus laterales. Un centro pasado de Cáceres que superó a Marcelo encontró a Pogba, que superó a Arbeloa en el otro costado. Iker sacó el pie y Llorente rebañó el empate a uno.
Chiellini se empeñó en devolver la ventaja al Madrid con su acción sobre Ramos. Cristiano convirtió el penalti y devolvió una ventaja en el marcador que quizá no había merecido en el juego.

Flojo segundo acto

La injusta expulsión de Chiellini, aunque sacar el brazo de esa forma en un jugador de su experiencia es imprudente, dejó el partido en franquicia para el Madrid. Sin embargo, el conjunto de Carlo Ancelotti careció del ritmo necesario para salpicar los minutos de oportunidades. Conte fue reconstruyendo el equipo. Primero dio entrada a Bonucci por Llorente para recomponer la zaga. Más tarde Asamoah entró por Pirlo para otorgar la zona ancha a los guerreros Vidal y Pogba y reforzar la banda izquierda con el vigor del ghanés. Por último entró la hormiga atómica Giovinco por Ogbonna para intentar asistir a Tévez. Los cambios sostuvieron a la Juve en el partido. Conte la desnaturalizó en parte con el sistema inicial, las correcciones mantuvieron a su equipo con vida hasta el final.
El Madrid quería pero no podía. Un fallo de Benzema en boca de gol tras una buena acción de Arbeloa fue lo mejor del Madrid en muchos minutos. Entró Bale por Karim y se acostó sobre la banda derecha. Casi no participó. El cambio mandó a Di María a la izquierda y dejó a Cristiano arriba. El portugués tampoco salió ganando con la variante táctica.

El Bernabéu se volvió a ilusionar con las entradas de Isco y Morata. El malagueño participó más del juego en ese rato que en otros partidos donde ha jugado más tiempo y ha marcado. Morata arrancó desde la izquierda para demostrar que está con muchas ganas y agitar una zaga de la Juve que sufría menos de los que se podía esperar estando con diez hombres.
El partido concluyó sin más sobresaltos.

El Madrid tiene cerca los octavos de final, gana pero no convence. La Juve necesita recuperar su mejor momento físico que le acerque al nivel que mostró la temporada pasada y sobre todo hace dos campañas.

“Ganar mientras se encuentra un camino”

Ayer escribí una reflexión del Real Madrid – Juve para el Magazine de Martí Perarnau, aquí os la dejo íntegra: 

1.- El Madrid gana mientras busca un camino que no termina de vislumbrarse con claridad todavía. De nuevo con Cristiano como protagonista: está en casi todo lo bueno que le pasa al equipo, pero el equipo no alcanza a brillar colectivamente al nivel del portugués.

2.- Sorprendió de inicio la disposición táctica de la Juve, con Conte retornando a la defensa de cuatro atrás. Desde su primera temporada como técnico de la Vecchia Signora no cerraba con cuatro en el fondo. Sacrificó a Bonucci, su mejor central para sacar el balón en corto y en largo, y colocó a Chiellini como central izquierdo junto a Barzagli, el uruguayo Cáceres sustituyó al ausente Lichtsteiner como lateral derecho y sorprendió con la presencia de Ogbonna como lateral izquierdo prescindiendo de inicio de Asamoah. Pirlo actuó como regista, aunque su momento actual es más un legado que una realidad. Los guerreros Vidal y Pogba le flanquearon con sus armas habituales. El partido de Vidal fue excelso. Marchisio estiró el campo en la derecha, el Apache Tévez lo hizo en la izquierda y Fernando Llorente fue el elegido arriba.

3.- El Madrid comenzó de un modo muy dinámico. Pese a que Marchisio saludó a Casillas con un gran disparo al que respondió el portero madridista, el Madrid era más en el inicio que la Juventus. Illarramendi asentaba su juego sobre pases sencillos, propios de su posición en el campo. Modric va y viene, pero cuando va como interior es un gran filtrador de pases con Khedira agitando en lo suyo desde el otro interior. Di María sigue de dulce; a su esfuerzo añade de nuevo la faceta de aniquilador al espacio, bien corriendo en diagonal, bien como pasador. Un gran envío suyo lo aprovechó Cristiano Ronaldo para despachar a Buffon con un toque magnífico, la manera más elegante de batir a un portero de leyenda.

4.- En contra de lo que parecía razonable, el gol serenó más a la Juve que al Madrid. En ataque, Pogba se abría sobre el costado izquierdo para que Tévez maniobrase por dentro para intentar dañar a Pepe, excelente hoy, y Ramos, que no pasa por su mejor momento. Poco a poco la Juve se fue adueñando del balón. Un doble error de los laterales del Madrid, Marcelo por no tapar el centro de Cáceres y Arbeloa por no cerrar la llegada de Pogba, lo aprovechó el francés para rematar de cabeza; el rechazo de Casillas lo aprovechó Llorente, que estaba con la caña dispuesta.

5.- Una imprudencia impropia de un gran y experto central como Chiellini terminó en penalti por su continuado agarrón sobre Ramos. Cristiano lo transformó devolviendo la ventaja al Madrid en el marcador pese a que en el juego no estaba superando a la Juve. El Madrid golpeaba a ritmo del portugués, pero no era capaz de jugar con un ritmo alto para someter a una Juve que, extraño en ella, necesita un ritmo bajo para sobrevivir en este inicio de curso. La mejor Juve de Conte en las dos últimas temporadas era un equipo que imponía un ritmo altísimo, en el que sus laterales se incorporaban y sus centrocampistas llegaban arriba con la decisión de un bombero que tiene que apagar un incendio. Hoy día está lejos del equipo que ha sido.

6.- El segundo acto fue de más a menos. El Madrid comenzó de nuevo con ganas. Chiellini abandonó el partido muy pronto, estiró el brazo sobre la carrera de Cristiano y vio la roja directa de un modo riguroso e injusto. Los blancos no aprovecharon la superioridad numérica para zarandear a la Juve como habría sido lógico. Conte reaccionó bien. Primero, con la entrada de Bonucci por Llorente para recomponer la zaga. Colocó a Tévez arriba, era fácil enviar a unapache a la guerra. Después buscó una buena mezcla en el lado izquierdo: más intensidad física con Asamoah, que entró por Pirlo, y más tarde habilidad con la entrada de Giovinco por Ogbonna, colocando al ghanés como lateral izquierdo.

7.- Uno magníficos Vidal y Pogba comenzaron a remar en el mediocampo y su esfuerzo cundía, al menos para no verse sometidos por un Madrid que jugada a tirones. Un poco de Modric, alguna aparición de Marcelo, un desenganche de Khedira… pero todo sin continuidad. Ancelotti dio entrada a Bale por Benzema y le acostó sobre la banda derecha, pero el galés no pudo hacer casi nada. Con el cambio, Cristiano se fue arriba y en esa posición rinde menos. Los minutos pasaban y el Madrid no mejoraba.

8.- La entrada de Isco y Morata agitó el Bernabéu y en parte a la Juve. El canterano salió con vigor y desde la banda izquierda incomodó bastante a la zaga bianconera de inmediato. El malagueño estuvo activo y participativo. Pudo llegar el tercer tanto en alguna acción en el tramo final del choque, pero el juego no era presagio de un tanto que finalmente no llegó.

9.- Karim Benzema sufre y es por varios motivos. No está acertado, es cierto, pero ni su posición ideal es la de nueve referencia: ni Di María y Cristiano son jugadores que le beneficien en los costados, pese a que el equipo les necesita con vehemencia, Tampoco le beneficia la ansiedad que le provoca el Bernabéu. Enfrentarle con Morata en un uno u otro sólo tiene un perjudicado: el Real Madrid.

y 10.- El Madrid ganó sin más sobresaltos. Mantiene varias contradicciones ente los mejores del equipo y su adaptación a un buen funcionamiento colectivo en la idea de juego que atisba Carlo Ancelotti. A la Juve le urge recuperar la intensidad en su fútbol, esa que le hizo ser hace muy poco el mejor equipo italiano en mucho tiempo.

– Real Madrid-Juventus (Tercera jornada de la fase de grupos de la Champions League) 1-octubre-2013. Estadio Santiago Bernabéu. 2-1 (Cristiano Ronaldo, Llorente, Cristiano Ronaldo).

PLAY FÚTBOL SER 21/10/2013

Entrevistamos al delantero Raúl Jiménez, autor de un golazo de chilena que salvo a México. Con Maldini analizamos la repesca del Mundial y el estado de forma de Ibrahimovic. Buffon analiza el R.Madrid-Juve y analizamos toda la jornada de Champions con Pablo Pinto y Moisés Llorens. En ‘La Pizarra’ esta semana analizamos al detalle al nuevo Arsenal de Özil.

Mi repaso semanal al Calcio junto a Bruno Alemany (1 h 25 minutos 20 segundos)http://www.cadenaser.com/futbol/audios/play-futbol-21-10-2013/csrcsrpor/20131021csrcsrftb_2/Aes/

El Mundial está muy cerca; la brillantez, algo más lejos

Os dejo la crónica que escribí tras el partido España-Bielorusia del pasado viernes para el Magazine de Martí Perarnau:

1.- El partido cumplió con el guión previsto. El balón iba a ser de España permanentemente ante una selección bielorrusa que presentó oposición con tres centrales en el fondo y las líneas muy juntas, pero sin renunciar a salir al contragolpe cuando le fuera posible. Bielorrusia no ha renovado totalmente la selección con la generación que terminó tercera en el Eurocopa sub-21 de Dinamarca del 2011; han llegado algunos como el portero Gutor, el central Filipenko o el mediocentro Dragun, pero parecen lejos del nivel que prometían.

2.- España formó con Busquets por delante de la línea de cuatro. Durante el primer tramo del primer acto fue el jugador más importante por su facilidad para filtrar pases por dentro. De hecho era el único jugador con claridad para abatir líneas enemigas con destreza. España tenía el control total del balón, pero no tenía claridad en la frontal. Monreal y Pedro eran más punzantes en la banda izquierda que Arbeloa y Silva en la derecha. Mención especial para el partido de Pedro, que fue magnífico. Encaró siempre para generar dos contra uno o una falta, fue el alfil de selección española.

3.- Xavi aparecía con asiduidad, pero le faltaba su socio Iniesta, que entró en la segunda parte. Cesc y Michu tenían complicado destacar en el escenario de hoy. Bielorrusia no dejaba espacios y ambos, cada uno en su posición, son especialistas en atacar dichos espacios. Incluso Michu lo tenía más complicado como referencia ofensiva: obligado a jugar mucho de espaldas, tuvo muy poco peso en el partido hasta que fue sustituido en la segunds parte por Negredo.

4.- El conjunto de Kondratiev no renunció a salir de atrás cuando tuvo la oportunidad. Una buena acción de su lateral derecho Balanovich tuvo continuidad en Kalachev, su centro merodeó el área pequeña sembrando zozobra y avisando de que España no podía descuidar su sistema defensivo. En la segunda acción ofensiva bielorrusa, el que se desenganchó fue el mediocentro Dragun, y su centro tocó en la mano de Piqué dentro del área.

5.- La pelota llegaba constantemente a la frontal del área de Gutor, pero ahí se le apagaba la luz a la selección de Vicente del Bosque. Faltaba ese punto de velocidad en la circulación para terminar generando un espacio, y tampoco la presión tras pérdida era lo intensa como hubiera sido deseable. La sombra de Iniesta para atraer rivales y generar ventajas comenzaba a ser alargada.

6.- Del Bosque movió sus piezas en el descanso con mucho acierto. Entró Iniesta por Monreal y España pasó a cerrar con tres atrás: Ramos, Piqué y Arbeloa; Xavi tiró de galones para monopolizar la salida del balón saltándose al mismísimo Sergio Busquets e Iniesta y el omnipresente Pedro estiraban el campo en la izquierda y la derecha respectivamente. El canario cambió de banda en la segunda parte, pero su eficacia siguió intacta.

7.- Un centro suyo desde la derecha lo alcanzó Piqué de cabeza para enviar el balón a la frontal; ahí apareció el Xavi, que leyó perfectamente a dónde debía acudir para disparar abajo y abrir el cerrojo que dispuso Georgi Kondratiev. España había hecho lo más difícil, sin brillo pero con constancia, con tesón y los errores propios de lo difícil que es atacar a un rival que se agrupa bien, concede pocos espacios y es duro cuando se ve amenazado.

8.- Kondratiev había retirado a Rodionov, exhausto, dando entrada a Krivets para refrescar las escasas opciones de salir al contragolpe que tenía en lo que iba transcurrido de segundo acto. Tras el gol de Xavi arriesgó un poco más con la entrada de Kornilenko por Putilo.

9.- Pedro seguía a lo suyo, y la banda deja derecha del ataque español era la zona por la que llegaba más peligro. Ahora tenía un buen socio en el despliegue de Sergio Ramos. La guinda de esta tarta era un nueve puro y Del Bosque lo interpretó con la entrada de Negredo en el partido. Pedro taconeó hacia Ramos y el sevillano encontró la cabeza del vallecano, que batió a Gutor. A Negredo le vendrá bien el gol en el casting que se ha montado para jugar de nueve con España.

10.- Cerrar con tres atrás suponía un riesgo que Bielorrusia consiguió castigar en el último instante. Koke se equivocó en un balón horizontal y el balón llegó a Krivets, que envió un buen balón al espacio que aprovechó Kornilenko para ganar la espalda a la defensa española; Busquets no llegó a la ayuda y el bielorruso cruzó su disparo ante Valdés. La incertidumbre se apoderó del resultado, pero el partido ya estaba en el descuento.

y 11.- La victoria deja fría a la selección por la falta de brillantez en el juego, pero el partido no era sencillo. España reaccionó bien tácticamente en el descanso y pese a no jugar su partido más deslumbrante lo trabajó bien. El Mundial está sólo a un punto; recuperar la lucidez en el juego parece algo más lejos.

– España-Bielorrusia (Penúltima jornada de Grupo I de la clasificación para el Mundial’14). 11-octubre.2013  Iberostar Estadi. 2-1 (Xavi, Negredo, Kornilenko).

* Alberto López Frau es periodista.

Play Fútbol SER 17/12/2012

Aquí os dejo PLAY FÚTBOL SER de esta semana con todo esto: Entrevistamos a Gustavo Poyet, entrenador del Brighton y ex jugador del Chelsea tras el Mundial de Clubes. Debatimos sobre el sorteo de la Champions del próximo jueves con Pablo Pinto y Sixto Miguel Serrano. Hablamos con Carlos García, central del Maccabi de Tel Aviv del conflicto Israel-Palestina. Analizamos el posible fichaje del marfileño por la Vecchia Signora con Alberto López. Pinchad aquí.

Aguirre arranca un punto del Bernabéu

Anoche escribí la crónica del Real Madrid-Espanyol para el Diario Fénix:

El empate a dos entre Real Madrid y Espanyol del partido celebrado en el Bernabéu deja muchas conclusiones. No es un partido que descubra nada nuevo pero sí muestra claramente las virtudes y defectos de este Real Madrid y la mejora que ha experimentado el Espanyol de la mano de Javier Aguirre.

Vamos por partes. De salida el Madrid ha formado con su clásica defensa de cuatro atrás y una novedad en mediocampo. Hoy ha jugado Alonso como mediocentro flanqueado por Khedira y Modric. En ataque, Özil partía desde la banda derecha, Cristiano en la izquierda y Callejón como hombre más adelantado, aunque han intercambiado mucho sus posiciones, incluso en varias ocasiones el Madrid atacaba con dos puntas, siendo Callejón y Cristiano los delanteros.Mourinho resopla: no son buenos tiempos

Mourinho resopla: no son buenos tiempos

Javier Aguirre venía jugando un 4-1-4-1 con su Espanyol desde que llegó. Hoy ha hecho una modificación y ha formado de inicio con un sistema 4-2-3-1, con Forlín y Víctor Sánchez en el mediocampo, Wakaso para trabajar en la derecha, Simao, que ha resucitado, partiendo desde la izquierda y Verdú haciendo de maestro de ceremonias en el enganche, dejando a Sergio García arriba.

La pelota fue del Madrid

La pelota ha sido del Madrid desde el inicio, pero que tenga la posesión no es síntoma siempre de dominio para el conjunto blanco. El Madrid sufría un atasco por en medio en muchas jugadas, Arbeloa y Coentrao no sorprendían, sino que ya estaban instalados en campo contrario y cualquier error en un despeje o en la salida de la pelota desde atrás suponía espacio a la espalda de la defensa. Verdú lo ha interpretado de maravilla hasta en tres ocasiones.

En la primera habilitando a Simao a la espalda de Arbeloa, el disparo del portugués se fue fuera. En la segunda, Sergio García marró el remate y en la tercera, un error de Luka Modric perdiendo la pelota, ha terminado con un maravilloso pase de Verdú para que Sergio García adelantase al Espanyol.

El Madrid tenía el balón, Modric estaba muy activo en la frontal del área, incluso mandó un balón al palo, pero la sensación era que el Madrid no era capaz de doblegar a un Espanyol que se mantenía firme, con Forlín en plan “canchero” y un Wakaso muy agresivo. Aguirre le retiró antes del descanso porque ya tenía amarilla y podía dejar a su equipo con diez. Entró Christian Alfonso en banda derecha.

El empate de Cristiano, tras un buen servicio de Khedira desde la derecha, devolvía las tablas al electrónico antes del descanso. El portugués está tirando del equipo en el último mes. Su movilidad es impresionante, y su determinación clave.

Los primeros veinte minutos del segundo acto fueron los mejores del Madrid en el partido. La entrada de Di María por Modric devolvió las bandas al Real Madrid y el vértigo en egenral al equipo. Si el Madrid puede correr, el rival sufre. Ese es su mejor regustro, su único diría yo y durante veinte minutos recordó al equipo intenso, aplicado y directo de la pasada temporada. Coentrao, en la única vez que apareció con criterio para sorprender, recibió la pelota de Cristiano y puso al Madrid por delante en el marcador.

Riesgo de desangrarse

El Espanyol corría riesgo de desangrarse si adelantaba sus líneas y Aguirre se dio cuenta, antes había aparecido Kiko Casilla con varias paradas de mérito. Entró Capdevila por Víctor Álvarez, ya que no podía con Di María. El Espanyol tuvo la sangre fría de volver a retrasar 20 metros el equipo y el Madrid seguía con el balón, pero volvía el atasco. El partido transcurría hacia los minutos finales con la sensación que podía llegar el 3-1, pero no se podía descartar el empate, ya que el Madrid no era capaz de cerrar el partido.

Aguirre retiró a Verdú, muy cansado y dio entrada a Albín, Mourinho retiró a Callejón y le dio minutos a Morata. En los últimos minutos el Espanyol conseguía forzar algún córner y faltas laterales, ese tipo de jugadas que el Madrid saca la línea fuera del área para defender, pero que no lo hace con eficacia. En una de ellas, y tras varios rechaces, la pelota le cayó al uruguayo Albín que empató el partido. No hubiera sido injusto que el Madrid se llevase el partido, pero tampoco que el Espanyol lo empatase como finalmente sucedió.

El Madrid sólo fue realmente superior durante los primeros veinte minutos del segundo tiempo y eso es muy poco jugando en casa. El Espanyol tuvo el mérito enorme de no perder la calma tras ir por detrás en el marcador y tuvo al final su premio en forma de un punto que hasta hace muy poco era algo impensable de conseguir en un campo como el Bernabéu.

Me gustó mucho todo lo que hizo Javier Aguirre. Quitar a Wakaso en el primer tiempo por el riesgo evidente de expulsión teniendo una amarilla, la entrada de Capdevila cuando vio que Víctor Álvarez no podía sujetar a Di María y el cambio final de Albín por un Verdú que había estado magnífico, pero al que la caja de cambios ya no le respondía.

 

El orden por encima de todo

Aquí os dejo mi crónica del Corinthians-Chelsea para el Magazine de Martí Perarnau, el Timão reina de nuevo priorizando el orden por encima de todo:

El Corinthians se ha proclamado campeón del mundo de clubes tras derrotar por 1-0 al Chelsea en la gran final. Ha sido campeón con todo merecimiento, con un fútbol muy ordenado, con cuatro defensas y dos mediocentros por detrás del balón y una línea de tres por delante que trabaja mucho por detrás de Paolo Guerrero, el hombre gol del equipo y el protagonista con mayúsculas de este Mundial de Clubes.

Guerrero firmó una maravillosa Copa América 2011 con la selección peruana, firmando cinco goles, y ha llegado al Timão este pasado verano. Su inclusión ha supuesto un cambio táctico muy importante.

El conjunto de Tite se impuso en la pasada Copa Libertadores jugando un sistema 4-2-2-2, sin un delantero centro específico y con un sistema basado en el orden y en conceder muy poco a los rivales. El Corinthians sigue siendo un equipo muy ordenado, que prioriza la defensa, pero con la llegada de Guerrero ha pasado a jugar un 4-2-3-1 con delantero centro. Rentabilizan los goles de Guerrero de manera magnífica, como ha pasado en la semifinal ante el Al-Ahly y hoy en la final ante el Chelsea.

Tite ha incluido un cambio en el once hoy respecto a la semifinal. Ha entrado Jorge Enrique por Douglas para tapar la zona izquierda del ataque del Chelsea con el dúo Cole-Hazard. Benítez, por su parte, ha formado con su habitual 4-2-3-1; David Luiz ha vuelto al centro de la zaga, Ivanovic al lateral derecho y Cahill ha sido el segundo central, quedando fuera el lateral derecho español Azpilicueta.

En la línea de tres por delante de Ramires y Lampard ha dado entrada a Moses para jugar en la derecha. Ha sacrificado el juego por dentro que ofrece Oscar por un extremo más puro. Moses y Hazard en las bandas con la idea de poder ir al espacio a buscar los pases de Mata, para intentar castigar a los laterales del Timão, Alessandro y Fabio Santos, y poder habilitar a Torres.

El guión del primer acto ha cumplido lo previsible. El Chelsea ha tenido más el balón ante un Corinthians siempre ordenado con los dos mediocentros defensivo, Paulinho y Ralf, y que cuando ha conseguido salir buscando a Guerrero ha puesto en jaque a la defensa del Chelsea. Las salidas del Corinthians no son nunca alocadas, pero sí es habitual ver a Paulinho llegar a la frontal del área contraria. Además, tiene un gran disparo y en la primera parte se ha asomado varias veces al balcón del área.

El Chelsea quizá ha llevado más el peso, pero no es un equipo que pueda manejar los partidos mandando con la pelota, porque Ramires y Lampard tienen otras características. Aun así, ha llegado bastante y se ha topado con Cassio hasta en cuatro ocasiones en la primera parte: Cahill a bocajarro, Moses, Torres y Mata. Por contra, las salidas del equipo paulista al contragolpe, dirigidas por Emerson y la sensación constante de peligro que provoca Guerreo, dejaban claro al Chelsea que el partido tenía dos direcciones, pese a su mayor dominio.

En la segunda parte el partido llevaba las mismas directrices hasta el minuto 69. El Corinthians intentando que pasarann pocas cosas y el Chelsea llevando el peso, pero no mandando en el partido. La diferencia es importante porque para el Chelsea actual tener más el balón no es necesariamente un síntoma de superioridad. La pelota la tenía mucho en los pies Cahill o David Luiz, Ramires y Lampard no tenían peso en la creación y tenían que ser Mata o Hazard los que bajasen muy atrás a elaborar, siendo más fácil defenderles.

El gol de Guerrero de cabeza, aprovechando su olfato en el área pequeña tras un rechaze de Cahill a un remate de Danilo, ha colocado el partido en el mejor escenario posible para los de Tite. Ganando 1-0 a falta de veinte minutos con la posibilidad de aguantar bien atrás, obligando al Chelsea a jugar ya contra el reloj.

Benítez dio entrada a Oscar por Moses y a Azpiliciueta por Ivanovic, pero para entonces el partido ya era muy incómodo para los blues, que además han perdido los nervios con varias entradas fuera de tono de David Luiz y Cahill, el segundo de ellos expulsado en el último minuto. Torres ha sido protagonista de los últimos instantes. En un saque de banda de Azpilicueta le terminó cayendo el balón cuando estaba solo, pero su remate lo ha estrellado en Cassio. Minutos después ha marcado de cabeza en fuera de juego y el gol ha sido bien anulado por el juez de línea.

Benítez dio una vuelta de tuerca más dando entrada a Marko Marin por un Hazard desparecido y Tite metió al Burrito Martínez, ex jugador de Vélez, por un exhausto y lesionado Paolo Guerrero, pasando Emerson a la posición de nueve. El central Wallace ha entrado tras la expulsión de Cahill por Emerson para blindar el juego aéreo ante el asedio final frontal del Chelsea. Tite tiene todo controlado, es un gran estratega.

El Corinthians no ha perdido nunca el orden y el partido ha terminado con el triunfo de un equipo ordenado, que defiende bien y que rentabiliza al máximo sus ventajas con un Paolo Guerrero que ha sido el jugador del torneo. El Timão reina de nuevo.