Play Fútbol SER 17/12/2012

Aquí os dejo PLAY FÚTBOL SER de esta semana con todo esto: Entrevistamos a Gustavo Poyet, entrenador del Brighton y ex jugador del Chelsea tras el Mundial de Clubes. Debatimos sobre el sorteo de la Champions del próximo jueves con Pablo Pinto y Sixto Miguel Serrano. Hablamos con Carlos García, central del Maccabi de Tel Aviv del conflicto Israel-Palestina. Analizamos el posible fichaje del marfileño por la Vecchia Signora con Alberto López. Pinchad aquí.

Aguirre arranca un punto del Bernabéu

Anoche escribí la crónica del Real Madrid-Espanyol para el Diario Fénix:

El empate a dos entre Real Madrid y Espanyol del partido celebrado en el Bernabéu deja muchas conclusiones. No es un partido que descubra nada nuevo pero sí muestra claramente las virtudes y defectos de este Real Madrid y la mejora que ha experimentado el Espanyol de la mano de Javier Aguirre.

Vamos por partes. De salida el Madrid ha formado con su clásica defensa de cuatro atrás y una novedad en mediocampo. Hoy ha jugado Alonso como mediocentro flanqueado por Khedira y Modric. En ataque, Özil partía desde la banda derecha, Cristiano en la izquierda y Callejón como hombre más adelantado, aunque han intercambiado mucho sus posiciones, incluso en varias ocasiones el Madrid atacaba con dos puntas, siendo Callejón y Cristiano los delanteros.Mourinho resopla: no son buenos tiempos

Mourinho resopla: no son buenos tiempos

Javier Aguirre venía jugando un 4-1-4-1 con su Espanyol desde que llegó. Hoy ha hecho una modificación y ha formado de inicio con un sistema 4-2-3-1, con Forlín y Víctor Sánchez en el mediocampo, Wakaso para trabajar en la derecha, Simao, que ha resucitado, partiendo desde la izquierda y Verdú haciendo de maestro de ceremonias en el enganche, dejando a Sergio García arriba.

La pelota fue del Madrid

La pelota ha sido del Madrid desde el inicio, pero que tenga la posesión no es síntoma siempre de dominio para el conjunto blanco. El Madrid sufría un atasco por en medio en muchas jugadas, Arbeloa y Coentrao no sorprendían, sino que ya estaban instalados en campo contrario y cualquier error en un despeje o en la salida de la pelota desde atrás suponía espacio a la espalda de la defensa. Verdú lo ha interpretado de maravilla hasta en tres ocasiones.

En la primera habilitando a Simao a la espalda de Arbeloa, el disparo del portugués se fue fuera. En la segunda, Sergio García marró el remate y en la tercera, un error de Luka Modric perdiendo la pelota, ha terminado con un maravilloso pase de Verdú para que Sergio García adelantase al Espanyol.

El Madrid tenía el balón, Modric estaba muy activo en la frontal del área, incluso mandó un balón al palo, pero la sensación era que el Madrid no era capaz de doblegar a un Espanyol que se mantenía firme, con Forlín en plan “canchero” y un Wakaso muy agresivo. Aguirre le retiró antes del descanso porque ya tenía amarilla y podía dejar a su equipo con diez. Entró Christian Alfonso en banda derecha.

El empate de Cristiano, tras un buen servicio de Khedira desde la derecha, devolvía las tablas al electrónico antes del descanso. El portugués está tirando del equipo en el último mes. Su movilidad es impresionante, y su determinación clave.

Los primeros veinte minutos del segundo acto fueron los mejores del Madrid en el partido. La entrada de Di María por Modric devolvió las bandas al Real Madrid y el vértigo en egenral al equipo. Si el Madrid puede correr, el rival sufre. Ese es su mejor regustro, su único diría yo y durante veinte minutos recordó al equipo intenso, aplicado y directo de la pasada temporada. Coentrao, en la única vez que apareció con criterio para sorprender, recibió la pelota de Cristiano y puso al Madrid por delante en el marcador.

Riesgo de desangrarse

El Espanyol corría riesgo de desangrarse si adelantaba sus líneas y Aguirre se dio cuenta, antes había aparecido Kiko Casilla con varias paradas de mérito. Entró Capdevila por Víctor Álvarez, ya que no podía con Di María. El Espanyol tuvo la sangre fría de volver a retrasar 20 metros el equipo y el Madrid seguía con el balón, pero volvía el atasco. El partido transcurría hacia los minutos finales con la sensación que podía llegar el 3-1, pero no se podía descartar el empate, ya que el Madrid no era capaz de cerrar el partido.

Aguirre retiró a Verdú, muy cansado y dio entrada a Albín, Mourinho retiró a Callejón y le dio minutos a Morata. En los últimos minutos el Espanyol conseguía forzar algún córner y faltas laterales, ese tipo de jugadas que el Madrid saca la línea fuera del área para defender, pero que no lo hace con eficacia. En una de ellas, y tras varios rechaces, la pelota le cayó al uruguayo Albín que empató el partido. No hubiera sido injusto que el Madrid se llevase el partido, pero tampoco que el Espanyol lo empatase como finalmente sucedió.

El Madrid sólo fue realmente superior durante los primeros veinte minutos del segundo tiempo y eso es muy poco jugando en casa. El Espanyol tuvo el mérito enorme de no perder la calma tras ir por detrás en el marcador y tuvo al final su premio en forma de un punto que hasta hace muy poco era algo impensable de conseguir en un campo como el Bernabéu.

Me gustó mucho todo lo que hizo Javier Aguirre. Quitar a Wakaso en el primer tiempo por el riesgo evidente de expulsión teniendo una amarilla, la entrada de Capdevila cuando vio que Víctor Álvarez no podía sujetar a Di María y el cambio final de Albín por un Verdú que había estado magnífico, pero al que la caja de cambios ya no le respondía.

 

El orden por encima de todo

Aquí os dejo mi crónica del Corinthians-Chelsea para el Magazine de Martí Perarnau, el Timão reina de nuevo priorizando el orden por encima de todo:

El Corinthians se ha proclamado campeón del mundo de clubes tras derrotar por 1-0 al Chelsea en la gran final. Ha sido campeón con todo merecimiento, con un fútbol muy ordenado, con cuatro defensas y dos mediocentros por detrás del balón y una línea de tres por delante que trabaja mucho por detrás de Paolo Guerrero, el hombre gol del equipo y el protagonista con mayúsculas de este Mundial de Clubes.

Guerrero firmó una maravillosa Copa América 2011 con la selección peruana, firmando cinco goles, y ha llegado al Timão este pasado verano. Su inclusión ha supuesto un cambio táctico muy importante.

El conjunto de Tite se impuso en la pasada Copa Libertadores jugando un sistema 4-2-2-2, sin un delantero centro específico y con un sistema basado en el orden y en conceder muy poco a los rivales. El Corinthians sigue siendo un equipo muy ordenado, que prioriza la defensa, pero con la llegada de Guerrero ha pasado a jugar un 4-2-3-1 con delantero centro. Rentabilizan los goles de Guerrero de manera magnífica, como ha pasado en la semifinal ante el Al-Ahly y hoy en la final ante el Chelsea.

Tite ha incluido un cambio en el once hoy respecto a la semifinal. Ha entrado Jorge Enrique por Douglas para tapar la zona izquierda del ataque del Chelsea con el dúo Cole-Hazard. Benítez, por su parte, ha formado con su habitual 4-2-3-1; David Luiz ha vuelto al centro de la zaga, Ivanovic al lateral derecho y Cahill ha sido el segundo central, quedando fuera el lateral derecho español Azpilicueta.

En la línea de tres por delante de Ramires y Lampard ha dado entrada a Moses para jugar en la derecha. Ha sacrificado el juego por dentro que ofrece Oscar por un extremo más puro. Moses y Hazard en las bandas con la idea de poder ir al espacio a buscar los pases de Mata, para intentar castigar a los laterales del Timão, Alessandro y Fabio Santos, y poder habilitar a Torres.

El guión del primer acto ha cumplido lo previsible. El Chelsea ha tenido más el balón ante un Corinthians siempre ordenado con los dos mediocentros defensivo, Paulinho y Ralf, y que cuando ha conseguido salir buscando a Guerrero ha puesto en jaque a la defensa del Chelsea. Las salidas del Corinthians no son nunca alocadas, pero sí es habitual ver a Paulinho llegar a la frontal del área contraria. Además, tiene un gran disparo y en la primera parte se ha asomado varias veces al balcón del área.

El Chelsea quizá ha llevado más el peso, pero no es un equipo que pueda manejar los partidos mandando con la pelota, porque Ramires y Lampard tienen otras características. Aun así, ha llegado bastante y se ha topado con Cassio hasta en cuatro ocasiones en la primera parte: Cahill a bocajarro, Moses, Torres y Mata. Por contra, las salidas del equipo paulista al contragolpe, dirigidas por Emerson y la sensación constante de peligro que provoca Guerreo, dejaban claro al Chelsea que el partido tenía dos direcciones, pese a su mayor dominio.

En la segunda parte el partido llevaba las mismas directrices hasta el minuto 69. El Corinthians intentando que pasarann pocas cosas y el Chelsea llevando el peso, pero no mandando en el partido. La diferencia es importante porque para el Chelsea actual tener más el balón no es necesariamente un síntoma de superioridad. La pelota la tenía mucho en los pies Cahill o David Luiz, Ramires y Lampard no tenían peso en la creación y tenían que ser Mata o Hazard los que bajasen muy atrás a elaborar, siendo más fácil defenderles.

El gol de Guerrero de cabeza, aprovechando su olfato en el área pequeña tras un rechaze de Cahill a un remate de Danilo, ha colocado el partido en el mejor escenario posible para los de Tite. Ganando 1-0 a falta de veinte minutos con la posibilidad de aguantar bien atrás, obligando al Chelsea a jugar ya contra el reloj.

Benítez dio entrada a Oscar por Moses y a Azpiliciueta por Ivanovic, pero para entonces el partido ya era muy incómodo para los blues, que además han perdido los nervios con varias entradas fuera de tono de David Luiz y Cahill, el segundo de ellos expulsado en el último minuto. Torres ha sido protagonista de los últimos instantes. En un saque de banda de Azpilicueta le terminó cayendo el balón cuando estaba solo, pero su remate lo ha estrellado en Cassio. Minutos después ha marcado de cabeza en fuera de juego y el gol ha sido bien anulado por el juez de línea.

Benítez dio una vuelta de tuerca más dando entrada a Marko Marin por un Hazard desparecido y Tite metió al Burrito Martínez, ex jugador de Vélez, por un exhausto y lesionado Paolo Guerrero, pasando Emerson a la posición de nueve. El central Wallace ha entrado tras la expulsión de Cahill por Emerson para blindar el juego aéreo ante el asedio final frontal del Chelsea. Tite tiene todo controlado, es un gran estratega.

El Corinthians no ha perdido nunca el orden y el partido ha terminado con el triunfo de un equipo ordenado, que defiende bien y que rentabiliza al máximo sus ventajas con un Paolo Guerrero que ha sido el jugador del torneo. El Timão reina de nuevo.

El orgullo verde de una ciudad

He escrito para www.retrofootball.com sobre el gran Saint – Etienne de mediados de los 60 a mediados de los 70.

EL ORGULLO VERDE DE UNA CIUDAD

Saint Etienne, la capital de Loira, vivió días de vino y rosas durante prácticamente una década, la que va desde mediados de los sesenta a mediados de los setenta. Los verdes fueron un equipo que enamoró a Francia y poco a poco al resto de Europa a medida que iban asomando por el continente.

Una ciudad que a menudo ha sido poco reconocida y considerada en la propia Francia, tuvo en su equipo de fútbol un motivo de orgullo permanente hace ya cuatro, camino de cinco, décadas. Ahora que su gran rival y protagonista junto al Saint-Etienne del Derby del Ródano, el Olympique de Lyon, ha sido el gran equipo francés de la primera década del nuevo siglo conquistando siete ligas consecutivas, es bonito recordar que los verdes pueden lucir la estrella que le acredita como campeón de liga diez veces.

De hecho, durante aquellos años mágicos se gestó la leyenda del Stade Geoffroy-Guichard, un estadio dónde se vive el fútbol con una pasión absoluta, que por otra parte se mantiene en la actualidad, de nuevo con el equipo en la máxima categoría del fútbol galo.

La historia obliga a hacer justicia con Roger Rocher, histórico Presidente del club. Su triste final, dejando la presidencia en 1982 y dando con sus huesos en prisión por impagos a los jugadores, no puede borrar que bajo su mandato el equipo vivió el momento de mayor esplendor de su historia.

Fue Presidente durante la friolera de 20 años, de 1961 a 1981, y bajo su mandato el equipo consiguió nueve de las diez ligas que posee, seis Copas de Francia y disputó aquella inolvidable final de la Copa de Europa en Hampden Park, en la que cayó por la mínima ante el Bayern de Munich en 1976.

Aquel equipo fue uno de los gérmenes de la selección francesa, que años después y cuando la llama verde se apagaba y se convertía en ceniza a primeros de los ochenta, asombraría al globo en el Mundial celebrado en España en 1982, alcanzando las semifinales cayendo ante la República Federal de Alemania en la tanda de penaltis, en uno de los partidos más recordados de la historia de los mundiales.

Battiston, Platini y Larios (los tres ya en la época final del gran Saint-Etienne, pero miembros del equipo que conquistó la liga del 81), así como Janvion, Christian López y Rocheteau, protagonistas del gran equipo de mediados de setenta, estuvieron en la lista de Michel Hidalgo para el Mundial de España y fueron de uno u otro modo, jugadores importantes de aquella selección. Tras el Mundial, otro de los centrocampistas mágicos de la gran Francia, Genghini, desembarcó en el Saint – Etienne.

El 12 de mayo de 1976 es el día marcado en rojo de aquel equipo y aquella generación de futbolistas. El escenario era incomparable, Hampden Park en Glasgow, el rival de pedigrí, el último ganador de la Copa de Europa de las dos últimas temporadas, el Bayern de Munich, y en juego el máximo galardón continental a nivel de clubes. Os dejamos un video con la previa de la TF1 francesa aquel 12 de mayo, excepcional documento del look setentero:

Aquel conjunto que realizaba un futbol de toque y control portentoso se iba a enfrentar a la contundencia personificada, a la máquina arrolladora que era el Bayern de Munich. Un equipo menos romántico que aquel Saint – Ettiene, capaz de aplastar a cualquiera en un buen día.

La tenacidad germana puesta de manifiesto por la selección de Alemania Federal en el Mundial del 74, dos años antes, se terminó imponiendo al fútbol que desplegaron los verdes en Glasgow, enviando dos balones al larguero durante el primer acto. Larque y Piazza se fueron adueñando del mediocampo con una personalidad arrolladora, un juego armónico de toque corto que fue desarbolando al Bayern.

Jean-Michel Larque, al que la selección del 82 ya le llegaba tarde (por aquel entonces tenía 35 años), fue un centrocampista maravilloso, capitán del equipo y auténtico líder en el terreno de juego.
Con Larque al mando, el Bayern sufría y se agarraba como podía al partido. Dominique Bathenay, otro de los grandes medios de aquel equipo, enviaba las ilusiones de toda la ciudad del Ródano al larguero. En la cabeza de Hervé Revelli estuvo otra ocasión clarísima y de nuevo el larguero salvaba a un atónito Seep Maier.

Bayern-Saint Etienne. Hampden Park, mayo 1976

El gol al comienzo de la segunda parte pegándole mordido al balón de Roth, fue un mazazo del que ya no se recuperaron los galos. Herbin, técnico del Saint – Etienne, dio entrada al extremo Dominique Rocheteau, estrella de aquel equipo que llegó mermado físicamente a la final y sólo pudo disputar 27 minutos, pero ya no podría darle la vuelta al marcador.

Curkovic; Repellini, Piazza, Christian López, Janvion; Bathenay, Santini, Larque, Patrick Revelli, Hervé Revelli y Sarramagna, con la posterior inclusión de Rocheteau, estuvieron a punto de coronarse en Europa y hubiera sido totalmente merecido. El Bayern ganó sus tres finales de Copa de Europa con un punto de suerte excepcional… la suerte de los campeones. Los hinchas del Atlético de Madrid, Leeds United y Saint-Etienne todavía lo recuerdan porque sus equipos perdieron el tren del título más prestigioso a nivel de Clubes en Europa.

Bayern-Saint Etienne. Hampden Park 1976

En la temporada siguiente llegaría la despedida de aquel enorme equipo a nivel europeo y fue nada más y nada menos que ante otro gigante, el Liverpool, que aquella temporada 76-77 comenzaría un reinado europeo durante los siguientes tres años.

Se enfrentaron en cuartos de final de la Copa de Europa, venciendo los verdes en el Geoffroy-Guichard por uno a cero con el gol de Bathenay, cayendo en la vuelta en Anfield por tres goles a uno en un partido que Rober Herbin planteó de una forma valiente, sin Piazza, baja capital, y con un Bathenay con galones, marcando desde fuera del área y clasificando durante muchos minutos a su equipo para semifinales. El partido lo tuvieron que desatascar Alan Kennedy, con un gol, y Fairclough, delantero de goles oportunos, con otro.

Europa lloró la eliminación de un equipo que había sido el orgullo de su ciudad paseando su fútbol por el continente durante dos temporadas difíciles de olvidar. La selección le homenajearía en parte en 1982, pero aquel equipo se merecía haber redondeado su hegemonía en Francia con un gran título europeo. El mítico grito de “allez les verts” languideció a nivel continental…

Colaboraciones

No puedo escribir tanto como me gustaría en el Blog, pero a parte de los artículos que vaya haciendo, iré colgando mis colaboraciones. Os dejo la crónica del Celta-Real Madrid que escribí ayer para el Magazine de Martí Perarnau (@martiperarnau):

Un Celta intenso y aplicado tuvo premio

1.- El partido de Balaídos era para remangarse. El Celta de Paco Herrera es un conjunto que afronta con valentía los encuentros. Tiene lagunas en su juego, pero su intención es siempre buscar la portería contraria. Durante muchos minutos ha sido un equipo que ha juntado líneas, que ha vencido en las disputas por los balones divididos y ha intentado buscar la portería de Adán sin especular en ningún momento.

2.- Los vigueses han jugado con defensa de cuatro atrás y Borja Oubiña como faro de referencia por delante. Augusto Fernández es un todoterreno de ida y vuelta en la derecha; Krohn-Dehli se maneja de maravilla en la izquierda, al igual que lo hace con la selección danesa; y Iago Aspas ha sido el encargado de buscar la espalda a los mediocentros del Madrid para asistir a los puntas, Park, que ha estado fallón, y Mario Bermejo, muy combativo durante todo el partido.

3.- La alineación del Madrid enviaba mensajes contradictorios. Con Varane y Arbeloa como laterales el equipo no tiene recorrido. Alonso y Essien han formado la pareja de mediocentros, pero en la mayoría de ocasiones Pepe buscaba balones en largo y no tenían ninguna posibilidad de dominar el partido. Por delante, Di María, que está mal físicamente, Modric y Cristiano eran los encargados de habilitar a Benzema, pero les ha costado mucho.

4.- El Celta incorporaba en muchas acciones a sus laterales, Hugo Mallo y Roberto Lago, a campo contrario; Augusto Fernández se juntaba con Borja Oubiña y el Celta creaba superioridad en la zona central. Cuando conseguía filtrar algún pase hacia Iago Aspas generaba peligro, y en el peor de los casos abortaba cualquier intento de contragolpe de un Madrid que estaba defendiendo bastante atrás.

5.- Mediado el primer acto el Madrid ha controlado algo más el juego, pero con la pelota descubre sus carencias. Essien tiene sus virtudes, pero entre ellas no está dar fluidez al equipo. Alonso sí conectaba en alguna ocasión con Modric pero mientras ellos piensan una cosa, Di María y Cristiano piensan otra y el equipo no mezcla.

6.- El Madrid carece de automatismos cuando tiene la posesión, echa mucho de menos la anarquía ofensiva de Marcelo y con Benzema fuera del partido por lesión de tobillo mediada la primera parte, el equipo no tenía capacidad combinativa. Mourinho dio entrada a Callejón por Benzema arriba y pese a la intensidad y las ganas que siempre aporta el granadino, quedarse sin la capacidad combinativa de Benzema en ataque ha sido otro handicap más.

7.- En el tramo final de la primera parte el Celta ha igualado y superado la pelea del Madrid en los balones divididos y, aunque tampoco ha generado mucho fútbol, sí ha sido capaz de presionar arriba la salida merengue y llegar al descanso con el partido controlado.

8.- Mourinho ha retirado a Di María y dado entrada a Özil en el descanso. El Madrid acumulaba un mediapunta más, la posibilidad de tener el balón aumentaba, pero en muchas ocasiones se ha convertido en un embudo, con mucha gente por dentro y poca amplitud por fuera. La entrada de Kaká por Essien era una invitación al fútbol ofensivo; Özil se ha tirado a la derecha, pero el equipo no ha sido efectivo en sus ataques.

9.- En una jugada en la que Krohn-Dehli ha enseñado sus habituales habilidades arrancando desde la izquierda, ha centrado pasado para que Mario Bermejo entrase desde atrás poniendo el 1-0. Paco Herrera ha decidido equilibrar el equipo. Primero ha metido a De Lucas por Park, para meter más toque y posesión en tres cuartos, y más tarde a Bustos por un Iago Aspas bastante cansado.

10.- Un saque de banda atropellado de Pepe ha puesto a Alonso en un compromiso, Bustos ha terminado robando el balón y soltando un zapatazo lejos del alcance de Adán para poner el 2-0. Al Madrid no le quedaba más remedio que ir arriba con todo para intentar hacer un gol. Varane, lesionado, ha jugado el último tramo de delantero centro completando un dibujo extraño y descompensado. Cristiano se ha tirado a ambas bandas concluyendo muchas jugadas con centros que no tenían ningún rematador.

11.- Un gran balón de Alonso al espacio buscando a Cristiano lo ha enganchado el portugués según venía para acortar distancias en el marcador. Paco Herrera ha dado entrada a Jonathan Vila por Bermejo, que se ha dado una paliza de escándalo, para evitar males mayores y el partido ha terminado con el 2-1 a favor del Celta.

y 12.- El partido era difícil de jugar, ninguno de los dos equipos le perdió la cara, pero pone de manifiesto una vez más las carencias que tiene el Madrid actual, ante un Celta que no pudo generar tanto juego como suele hacer frente a rivales más débiles, pero que sí fue capaz de ser un equipo muy intenso y aplicado en un terreno de juego complicado por la lluvia para lograr un triunfo justo. El Bernabéu resolverá.

– Celta de Vigo – Real Madrid (Ida de los 1/8 de final de la Copa del Rey). 12-diciembre-2012. Estadio de Balaídos. 2-1 (Bermejo, Bustos, Cristiano Ronaldo).

Dos detalles que marcaron el R.Madrid – Athletic

El Real Madrid ganó con autoridad al Athletic y en mi opinión hubo dos detalles, uno de cada bando, que tuvieron mucha importancia en el encuentro.

Un detalle del Madrid

El Madrid salió con su 4-2-3-1 habitual. En mediocampo Xabi Alonso y Luka Modric, por delante Callejón, Özil y Cristiano, con Benzema y su capacidad asociativa arriba.

En los partidos que habían jugado juntos en el mismo once Alonso, Modrc y Özil, el equipo no había funcionado, se estorbaban mucho entgre los tres, no “mezclaban” bien. Mourinho lo sabe e incluyó una modificación relevante.

Özil adelantado en la presión

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Özil, el pasado sábado. Foto Marca.

El pasado sábado y casi desde el inicio se pudo observar una variante interesante. Cuando el Madrid no tenía la pelota, decidía presionar muy arriba.

Özil adelantaba su posición y se colocaba en la derecha muy adelantado, Benzema en la posición central del ataque y Cristiano en la zona izquierda. Por detrás una línea de tres con Callejón en la derecha, Alonso ocupando zona central y Modric ligeramente escorado a su izquierda.

Cuando el Madrid recuperaba en zona de medios, Alonso y Modric encontraban la jugada de cara y con compañeros por delante ofreciendo soluciones. El sistema defensivo pasaba del 4-2-3-1 a un 4-3-3 con la presión muy arriba y así pudo dominar y manejar al Athletic.

Con el balón, Alonso y Modric encontraban a Benzema directo en muchas ocasiones, bien para generar una ocasión, bien para aprovechar su movilidad y capacidad asociativa con la llegada de Callejón, o con Özil y Cristiano a su misma altura.

Un detalle del Athletic

El Athletic formó con defensa de cuatro atrás, Gurpegui por delante en la posición que jugaba Iturraspe la temporada pasada y el propio Iturraspe escalonado unos metros por delante.

La línea de tres en tres cuartos estaba compuesta por Susaeta en la derecha, Muniain en medio e Ibai en zona izquierda, dejando arriba a Aduriz. Bielsa ordenó las marcas al hombre mixtas que siempre hace con una obsesión especial en llegar a tapar a Xabi Alonso.

Muniain no hizo lo que le ordenó Bielsa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Iker Muniain, el pasado sábado. Foto Marca.

El encargado de ello era Muniain y casi nunca llegó a conseguirlo. Alonso estaba libre para lanzar el equipo y además recuperaba bastante en campo contrario sin que Muniain llegase para desesperación de Bielsa que le quitó en el descanso, dando entrada a Llorente y encargando a Aduriz la “misión Alonso”.

Aduriz comenzó la segunda parte siempre encima de Alonso hasta que se agotó y tuvo que ser sustituido por Toquero mediada la segunda mitad. Es al menos cuestionable que perdiendo tres a uno, Bielsa mantenga las marcas al hombre hasta el punto de sacrificar a su mejor hombre en tres cuartos de campo.

Además, la idea de ahogar a Xabi Alonso es interesante, sin duda, pero también estaba Modric que con  menos vigilancia dirigió las operaciones con sencillez y eficacia.

Estos son sólo dos detalles, pero a mi modo de ver, con una importancia capital en el partido.

 

 

Play Fútbol SER 12/11/2012

Aquí os dejo Play Fútbol SER del esta semana. Entrevista a Diego Ribas, mediapunta del Wolfsburgo, Maldini analiza la posible adaptación de Fernando Llorente si llega a la Juve, la tertulia con Pablo Pinto y Moi Llorens, la Premier con Guille G. Uzquiano, la Bundesliga con J.D.López y mi repaso semanal al Calcio junto a Bruno Alemany. Espero que os guste. Pinchad aquí.

 

La eterna madurez del Cuchu

18 de agosto de 1980, Villa del Parque. Buenos Aires. Ese día, en ese barrio de la zona oeste de Buenos Aires nacía Esteban Matías Cambiasso Deleau, que en la actualidad, 32 años después, se ha convertido en un magnífico centrocampista que rinde a gran nivel, además de ser el futbolista argentino con más títulos de la historia, que se dice pronto.

El Madrid le fichó en 1996, cuando comenzaba a despuntar en Argentinos Juniors y cuando en el equipo blanco lucía con nombre propio Fernando Carlos Redondo Neri. De alguna forma se realizaron las siempre injustas e inapropiadas comparaciones, ya que se trata de futbolistas muy diferentes. Ambos son “5” argentinos, pero Cambiasso con más llegada que Redondo, con más capacidad para hacer gol y mejor lanzador de faltas laterales, aunque no ha llegado a la jerarquía de Fernando para gobernar el mediocampo, eso es cierto, sobre todo en partidos de ritmo lento.

Regresó cedido para jugar en Argentina, primero en Independiente y después en River donde rindió muy bien, pero su presentación al mundo llegó en aquel Mundial juvenil (actual Sub 20) de Malasia en el que Argentina se impuso por dos a uno a Uruguay en la gran final.

Merece la pena recordar el once de José Pekerman en aquella final con Leo Franco en la puerta, Serrizuela, Cufré, Samuel, Placente; Scaloni, Cambiasso, Riquelme, Cubero; Quintana y Romeo. Cambiasso era el capitán de aquella selección, que tenía más jugadores importantes como Pablo Aimar. Era un equipo que tenía garra y jugaba bien, en pleno esplendor de Pekerman en las categorías inferiores de la albiceleste.

Argentina-Uruguay Final Mundial juvenil Malasia 1997

El daño de las comparaciones

Las dos temporadas que estuvo en el primer equipo del Real Madrid comenzó como titular para ir desapareciendo de las alineaciones. Es cierto que iba de menos a más, pero quizá se le exigía esa jerarquía en los partidos que había tenido Redondo antaño, sin tener en cuenta que el Cuchu es otro tipo de jugador. En aquel Madrid hubiera podido jugar mucho más si le hubiera tenido libertad para llegar al área contraria con más asiduidad.

Brillante carrera en Milan

Llegó al Inter en 2004 y su carrera en Milan es brillante. Intocable para Stramaccioni como eje central en medio campo, en un Inter que viene jugando con tres centrales, dos laterales, en ocasiones más ofensivos y en otras con vocación más defensiva y tres volantes en el centro donde el Cuchu es fijo.

Hace dos temporadas, Cambiasso demostró su facilidad para intercambiar su posición por aquel entonces con Dejan Stankovic y permitir en ocasiones que fuese el serbio el que llegase arriba y en otras ser el mismo el que llegase a gol. Se adapta a muchas situaciones diferentes como volante central.

Esteban Cambiasso

Parecía difícil que volviese a rendir a un nivel tan extraordinario como en 2010 cuando el Inter ganó la Champions e inexplicablemente quedó fuera de la lista de Argentina para el Mundial de Sudáfrica.

Se adapta al rol que le toque

Pues en este Inter, dos años y medio después, tras un periodo más bajo,  es clave otra vez. No está un equipo que juegue en torno al balón, de hecho es habitual ver a Ranocchia, Samuel o Juan Jesús,  jugar en largo buscando la carrera de Rodrigo Palacio en estos últimos encuentros y antes de Antonio Cassano, pero es clave en la recuperación y distribución cuando la tiene.

A balón parado ya ha asistido en varias ocasiones, como el pasado domingo en Bolonia a Ranocchia en jugadas que han terminado en gol, y tener a su lado futbolistas como Mudingayi y Gargano, le permite descolgarse y llegar como en el tercer gol neroazurri en Bolonia. Además su calidad le permite definir con categoría.

Cambiasso se adapta a cualquier tipo de juego, aunque le beneficia más un juego lento, pero en este Inter actual, que es un equipo práctico y directo, también es capaz de crecer y ser clave en varias facetas del juego. El papel de Cambiasso en este Inter, es otra vez clave, sin duda su madurez es eterna.

 

PLAY FÚTBOL SER 29/10/2012

Aquí os dejo PLAY Fútbol SER de esta semana que viene cargadito. Entrevista a Jon Sistiaga,  autor del reportaje ‘Con Barras Bravas’. “El problema no son River ni Boca, es el fútbol argentino” Diego Latorre y Gustavo López se juntan para charlar del Superclásico y el fútbol argentino. Maldini analiza los candidatos definitivos al Balón de Oro y las secciones habituales, y mi repaso semanal al Calcio con Bruno Alemany. Pinchad aquí.