PLAY FÚTBOL SER 22-10-2012

Aquí os dejo el link de Play Fútbol SER de ayer, 22-10-2012. Hay una entrevista muy buena a Faustino Asprilla.

Como cada semana analizamos el Calcio junto a Bruno Alemany y esta semana hemos hecho “Pedazos de Historia” recordando aquel Real Madrid-Borussia de Dortmund de 1998. Pinchad aquí para escuchar el programa.

 

Ahora sí, los Diablos Rojos sueñan de nuevo…

Bélgica está encuadrada en el Grupo 1 de la zona de clasificación europea para el próximo Mundial de Brasil junto a Croacia, Serbia, Gales, Escocia y Macedonia. El grupo entraña dificultad, pero parece que después de mucho tiempo y pasado el oscuro periodo de Leekens en el banquillo, Bélgica es más competitiva al fin, y sueña con estar de nuevo en Mundial, algo que no sucede desde Japón y Korea 2002.

Hace varios años que el fútbol belga genera de nuevo futbolistas de calidad de mediocampo en adelante y buenos defensas. Su problema estaba siendo de intensidad en el juego, de agresividad. El juego era carente de carácter competitivo, algo que sin duda le sobraba a la última gran selección belga, que fue la que cayó en semifinales del Mundial de México en 1986.

Ha comenzado la fase de clasificación con una victoria en Gales, un empate en casa ante Croacia y una victoria el pasado sábado ante Serbia a domicilio. Pero más allá de los resultados, parece que por fin vuelven a competir de la mano del histórico ex-jugador Marc Wilmots en el banquillo.

Wilmots jugó 4 Mundiales con Bélgica, le recuerdo como un centrocampista de fuerza, con mucho recorrido, un pulmón con mucha llegada.

Wilmots en un entrenamiento con la selección

La victoria ante Serbia permite extraer varias conclusiones de como es la nueva selección belga de Wilmots. Un equipo que busca la practicidad, ser sólido y tener pegada. En la primera parte sufrieron e incluso Serbia se puso adelantar en el marcador, pero en la segunda mitad vimos una Bélgica segura de sí misma y con las ideas bastante claras.

Defensa

Hay un detalle muy importante en la zaga belga. Wilmots parace que opta por alinear a los cuatro mejores defensas que tiene, asumiendo que realmente juega con cuatro centrales, aunque dos de ellos jueguen en la posición de lateral. Por lo visto en Belgrado, Bélgica prioriza la solidez defensiva, aunque en la primera parte Serbia le llegó bastante, a que los laterales doblen en ataque.

Alderweireld, central habitual en el Ajax, es el lateral derecho. Es un jugador con un gran disparo lejano, aunque de lateral se puede prodigar poco. Es buen marcador y en esa posición aporta presencia y seriedad. Otra opción para el lateral derecho sería Gillet, que en el Anderlecht lleva varios años a buen nivel, jugando incluso más adelantado en banda derecha.

Kompany es el líder de la zaga. A muy buen nivel en el City, aunque todavía le falta un peldaño para llegar al nivel que ofreció el curso pasado.

Kompany defendiendo a Benzema

A su lado Vermaelen, que si abandona definitivamente las lesiones, garantiza seguridad defensiva, colocación y una gran facilidad para desplazar la pelota desde atrás con su pierna izquierda.

En la izquierda elige a Vertonghen. Él es central izquierdo natural y además es zurdo. No es rápido, por lo que en velocidad como lateral sufre, sí es agresivo, a veces en exceso, aunque se adapta al lateral izquierdo, ya lo hacía en el Ajax y lo hará en los Spurs y en la selección.

Mediocampo

Ante la ausencia de Fellaini, que en la selección suele jugar más atrás que en el Everton, Wilmots optó por Witsel como mediocentro. Witsel no es en sí un organizador puro. Trabaja mucho y es un buen medio de acompañamiento como jugaba en el Benfica la temporada pasada escoltando a Javi García. Su elección en ese puesto denota que la idea de Wilmots es de trabajo y salir rápido, no de dominar el partido a través de la pelota.

Dembele y Chadli jugaron como interiores. Dembele puede jugar como interior izquierdo y como mediocentro, maneja bien la pierna izquierda y además tiene capacidad para pasar y aguantar el balón. Lo de Chadli fue más sorprendente. Sus características son más de extremo puro y creo que Bélgica tiene otras opciones para jugar con un mediocentro y dos interiores mejores que Chadli en esa posición. Cuando esté Fellaini veremos que decisión toma Wilmots.

Bandas

En bandas, Kevin De Bruyne es la polivalencia personificada. Capaz de jugar por las dos bandas y en la mediapunta, ante Serbia arrancó de la derecha. Él es zurdo y muy vertical, capaz de filtrar pases o terminar él las jugadas, como en el segundo gol ante Serbia. De momento ha sentado a Mertens y parece que puede tener continuidad.

El casao de Hazard en la izquierda es diferente. En esa posición ha jugado en el Chelsea, lo hizo alguna vez en el Lille y lo hizo ante Serbia, pero para mi pierde peso en el partido. Su calidad es más aprovechable en una posición más centrada. Con otro sistema, quizá un 4-2-3-1 y él detrás de un punta. Este aspecto sigo sin tenerlo claro.

Arriba

Wilmots sorprendió con Benteke en el once inicial el pasado viernes.

Benteke, nuevo jugador del Aston Villa

Pensé que jugaría Mirallas de inicio, pero lo hizo el delantero del Villa. Es fuerte,  potente en carrera, difícil de parar si arranca y llega al remate, además es capaz de marcar de cabeza.

Lukaku, que en el WBA ya ha dejado muestras de lo que es capaz, es una opción clara de futuro también.

Ahora mismo Bélgica es una selección en el camino de encontrar la solidez a través de una mejora en la mentalidad competitiva. Los resultados han empezado acompañando en un grupo complicado. Mimbres hay, veremos la evolución.

 

Un Liverpool incompleto

El Liverpool empató a cero ayer en casa ante el Stoke City. El partido a priori tenía una atractivo especial. El nuevo Liverpool de Brendan Rodgers es un equipo que quiere tener la pelota, que intenta dominar los partidos desde el principio con el balón como protagonista.

Enfrente,  un Stoke City que es un equipo que juega muy directo, peligroso desde las bandas, a balón parado y con los saques de banda. Además tremendamente agresivo e intimidador, en ocasiones superando la legalidad.

El Liverpool mereció ganar, pero el partido deja varios interrogantes y alguno de ellos tiene difícil respuesta:

1.- Los laterales: Entre las lesiones y que parece que Rodgers no tiene mucha confianza en José Enrique, Glen Johnson se está consolidando como lateral izquierdo. Aunque cumple y acaba teniendo alguna llegada, ser un diestro a pierna cambiada dificulta la salida por ese lado con el balón jugado.

En mediocampo está jugando Suso en banda derecha. Un jugador zurdo, de mucha clase y juventud, pero con tendencia a ir siempre hacia dentro y eso exige que Widson, lateral derecho ayer, doble más veces de lo que lo hizo. Sterling en la otra banda maneja los dos perfiles, y aunque necesita las incorporaciones de su lateral, es un extremo más puro, Suso es un interior, incluso un mediapunta.

2.- La posición de Sahin. El turco es un magnífico mediocentro y parece que empieza a convencer a Rodgers, pero está jugando por delante de Allen y Gerrard.

Foto http://www.totalfootballmadness.com

Es cierto que aporta más calidad y criterio que Shelvey, por ejemplo, en esa posición, pero creo que rendiría mucho más en la base de la jugada junto a Allen, con Gerrad por delante de ambos. Creo que mejoraría Sahin y mejoraría Gerrard. Nuri Sahin viendo la jugada de cara es mucho más peligroso y tiene llegada. Jugando más adelantado le toca recibir mucho de espaldas y quizá es lento para esa posición.

3.- La soledad de Luis Suárez. Rodgers no quisó a Carroll porque se aleja de lo que él quiere para la posición de delantero en su equipo. Luis Suárez es un delantero fantástico pero rendiría mucho más con otro nueve más puro junto a él. El uruguayo no es un nueve puro y el Liverpool adolece de pegada en muchos partidos, sin ir más lejos ayer.

Foto Prensa latina

Creo que Rodgers puede llegar lejos con su idea, pero no la está plasmando de la mejor forma posible y el equipo no termina de arrancar.

Llorente, un Fernando 2.0

Los tres delanteros centro más importantes del fútbol español en los últimos 20 años tienen en común varias cosas, la primera de todas el nombre,  y otra muy importante, su aportación a la selección española.

Fernando Morientes, Fernando Torres y Fernando Llorente representan lo  mejor que ha dado el fútbol nacional en las dos últimas décadas,  en la posición de “nueve”, dentro de un terreno de juego.

Además, creo que Morientes mejoró a sus predecesores, Torres, en muchos aspectos,  mejoró a Morientes y Llorente es el presente más rabioso y creo que mejora a los dos (los tres tienen caracterísiticas diferentes, pero en global Llorente me parece el más completo).

1993

Queda ya lejana la temporada 93-94. Un chaval nacido en Cilleros (Cáceres) y criado en Sonseca (Toledo), debutaba en Primera División. De complexión delgada, destacaba por un buen juego aéreo, mucha presencia en el área rival. Debutó en el Albacete y no tardó en destacar.

El Zaragoza se fijó en él y tras dos campañas fantásticas en La Romareda, llegó al Real Madrid en el verano de 1997. En pocos meses se convirtió en titular indiscutible, esa misma temporada desbancó a Davor Suker del once inicial del Madrid y fue titular en la final de la Copa de Europa ante la Juve.

La pareja Raúl y Morientes jugó varios años en el Real Madrid y en la selección española. En el Madrid fueron indiscutibles hasta el verano de 2002, cuando llegó Ronaldo, y en la selección hasta  el año 2006 (aunque Morientes se perdió la Eurocopa del 2000 y el Mundial de 2006, en ambas los técnicos eligieron convocar un defensa más y llevar un delantero menos, en el 2000 Camacho con Salgado y en el 2006 Aragonés con Marchena).

Tras el Mundial de Alemania, Raúl desapareció de las convocatorias y Morientes volvería en varios partidos de la fase de clasificación para la Euro 2008, pero se cayó de la lista final.

Fue un jugador que mejoró técnicamente con los años, manteniendo siempre su fenomenal juego aéreo, aunque nunca se quitó la etiqueta de jugador “de rachas”. Mónaco, Liverpool, Valencia y Olympique de Marsella también disfrutaron de sus servicios.

2001

El Atlético de Madrid transita por su primer “año en el infierno” en la Segunda División tras el terrible descenso de la temporada 99-2000. A pocas jornadas del final del campeonato, Carlos García Cantarero, tercer técnico del equipo en aquella temporada, dio entrada a un chaval llamado Fernando Torres una mañana de mayo, ante el Leganés,  en el Calderón.

A los 15 días hizo su primer gol en Albacete y desde entonces,  Atlético, Liverpool, Chelsea y la selección española han disfrutado de su fútbol.

Con el Prater de Viena en el recuerdo y aquel gol que proclamó a España campeona de Europa en 2008, en la actualidad Torres no pasa por su mejor momento.

Su sequía goleadora en el Chelsea, muy perjudicado por el juego del equipo en mi opinión, ha terminado con su salida momentánea de la selección, con la que ha acudido a las Eurocopas de 2004 y 2008 y a los Mundiales de 2006 y 2010.

Torres es un gran delantero al espacio (en el Chelsea, salvo Mata, nadie es capaz de darle balones ahí), potente en carrera, aunque no es un gran finalizador, ahí tiene una carencia, y tampoco es un especialista en el juego aéreo.

Su constante movilidad es un punto a favor y con los años también ha mejorado en su faceta de asistente. Sus mejores momentos en el Chelsea esta temporada son pases de gol, que es un dato interesante, pero que ratifica que no pasa por su mejor momento como goleador.

2005

Ernesto Valverde hace debutar a un chaval nacido en La Rioja el 16 de enero del año 2005, en un partido en San Mamés ante el Espanyol.

Llorente es chico de 19 años en aquel momento, que llama la atención por su altura,  1,95 m, y por su coordinación.

Demostraba habilidad técnicamente,  además de una gran coordinación en sus movimientos cuando tenía la pelota en los pies, algo inusual en un jugador de esa estatura.

Su camino en el Athletic no iba a ser de rosas precisamente durante los siguientes dos años. No fue hasta la llegada de Caparrós al banquillo rojiblanco, en el verano de 2007, cuando se produjo la explosión definitiva de Fernando Llorente.

Del Bosque empezó a contar con él para la Copa Confederaciones del año 2009,  y sus minutos un año después ante Portugal, fijando la defensa, dejando balones de cara y buscando centros desde las bandas,  en el Mundial de Sudáfrica, fueron clave para que España eliminase a los lusos en octavos y se metiera en cuartos de final.

No va tan bién por arriba como iba Morientes, ni es tan veloz al espacio como Torres, pero en conjunto, me parece el más completo de los tres.

En el gol que marcó pasado jueves el Old Trafford, se pueden ver casi todas sus virtudes. Recibe un pase de Muniain, aguanta el balón de espaldas, descarga sobre la llegada de un centrocampista que abre a banda, y se va a buscar el remate dentro del área.

Es técnico, tiene la envergadura necesaria para jugar de nueve, lo hace bien de espaldas y es buen rematador.

Es cierto que para favorecer su juego necesita bandas,  y España sólo las ultiliza en momentos determinados de los partidos. Pero tengo la sensación que la próxima Eurocopa puede ser importante para él. Desde el inicio o en momentos puntuales de los encuentros.

Dos estilos enfrentados en el Centenario de Montevideo

Anoche pude ver el partido del Grupo 8, de la fase de grupos, en la Copa Libertadores entre Peñarol de Montevideo y la Universidad de Chile, más conocida como la “U”.

El partido fue hermoso y se pudieron ver dos estilos muy diferentes, por lo que el encuentro merece que se escriban unas líneas sobre él. Además se jugó en el “Centenario” de Montevideo, escenario incomparable.

La armonía de la U

La “U”, que dirige Jorge Sampaoli, tiene un mérito increíble, vigente campeón de la Copa Sudamericana, ha perdido a sus dos delanteros titulares, Eduardo Vargas (que se fue al Nápoles y casi no cuenta) y Gustavo Canales (que se ha ido a la Súper Liga china).

El equipo mostró una personalidad tremenda, se sobre puso al golazo de Freitas en el minuto 21, para ir creciendo poco a poco en el partido. Con salida de balón desde atrás, y con un una pareja magnífica en medio campo, formada por Marcelo Díaz y Charles Aránguiz. El partido anoche de Díaz fue fenomenal.

Marcelo Díaz

Apoyando a los laterales en la salida del balón, repartiendo con criterio, dando continuidad al juego y perdiendo muy pocos balones.

Además, juega la “U” juega con tres en el fondo y los laterales, M.Rodríguez y Mena, se desdoblan en ataque de maravilla.

Arriba, la movilidad de Junior Fernándes y su poderoso disparo, que se pudo ver en el gol del empate, es peligro asegurado.

En la segunda parte, entró Lorenzetti por Castro y dio una movilidad tremenda al equipo, aunque estuvo algo impreciso. Casi al final, Cereceda y el peruano Ruidíaz, entraron por Aránguiz y Henríquez.

Peñarol, más garra que juego

Peñarol es peor equipo que en la pasada edición y sí nota mucho las bajas. Sobre todo la de M.Mier, que partiendo de la banda izquierda creaba mucho peligro. El goleador Martinuccio, ahora en Villarreal, conectaba muy bien con Mier.

El empate le sirve de poco a los manyas, pero el equipo fue capaz de competir siendo inferior, con garra y juego directo, con una gran labor en medio campo, a nivel de presión, intensidad y llegada a la frontal de Freitas, detalles de Cristóforo (aunque no hizo mucho ayer), del que se habla que tiene un gran futuro. Para mi, el partido de Peñarol tuvo muchísimo mérito, desde su inferioridad.

“Polilla” Da Silva, actual técnico carbonero y en su día, delantero del Atlético de Madrid

El “Polilla” Da Silva quitó a Zalayeta, su referencia en la punta de ataque, y dio entrada a J.Pedro buscando más movilidad. Poco antes había entrado M.Pérez por Albín y poco después lo hizo Zambrana por un Estoyanoff muy cansado.

Los tres cambios pretendían revitalizar el ataque, buscar más movilidad, ser menos previsibles.

No le sirvió de mucho y al final tuvo que aperecer Carini para salvar un punto. No obstante, Peñarol trabajó mucho y  mejoró la imagen del 0-4 ante At.Nacional, aunque un sólo punto en tres jornadas, augura un mal futuro para el sub-campeón vigente.

 

 

Play Fútbol SER

Os dejo el link con @PlayFutbolSER de ayer. Entrevista a Scaloni, el fracaso de V.Boas, tertulia sobre la Champions… y en “Pedazos de Historia”, mi granito de arena en el programa, recordamos la ida de la final de la Copa de la UEFA de la temporada 1987-88 entre el Espanyol y el Bayern Leverkusen (rival del Barça esta semana): PLAY Fútbol SER

Villas Boas y Domingos nueve meses después…

18 de marzo de 2011, Aviva Stadium de Dublín: Oporto y Sporting de Braga disputan la final de la Europa League en una fiesta del fútbol portugués. En los banquillos, dos jóvenes técnicos que están asombrando en el fútbol europeo.

Villas-Boas

André Villas-Boas era un joven técnico de 34 años en ese momento, que comenzó su carrera como técnico a los 16 años, cuando en el ascensor de su edificio coincidió con B. Robson (q.e.p.d.), técnico del Oporto por aquel entonces, y le sugirió que pusiera como titular al delantero Domingos Paciencia, que no era titular con el técnico inglés.

André Villas-Boas, técnico del Chelsea

Años después fue segundo de Mourinho durante cinco años hasta que le llegó la oportunidad de dirigir al primer equipo del Oporto en el verano de 2010.

Domingos Paciencia

Domingos Paciencia se retiró como profesional en 2001 en la filas del Oporto,  en 2005 ya era entrenador del Oporto B y tras entrenar al Académica, cumplía su segunda temporada al frente del Sporting de Braga.

Domingos Paciencia, cesado como técnico del Sporting

El jugador que recomendaba para el once inicial un joven V.Boas a Robson en 1994, se iba a enfrentar a él como técnico en la gran final de la Europa League 17 años después.

Aquel Oporto demoledor de comienzos de 2011

El Oporto del último tramo de la temporada pasada era un equipo demoledor, que apretaba arriba, con Fernando en el medio centro, las diagonales de Guarín cerca de la banda derecha con muchísima llegada, la “resurrección” de Joao Moutinho, y el nivel estratosférico de Hulk por detrás de Falcao y jugando a pierna cambiada por la derecha en muchas ocasiones.

El orden llevado a la máxima expresión en Braga

El Sporting de Braga era un equipo muy defensivo, al que era muy difícil hacerle un gol, con la virtud de dormir los partidos hasta que apareciese su momento, y un conjunto que si se adelantaba en el marcador, era muy difícil remontarle.  Un magnífico Silvio de lateral izquierdo, siendo diestro, un centro del campo fuerte, con Custodio y Hugo Viana,  la calidad del veterano Vandinho, la velocidad de Alan…, un equipo con poco gol, pero que rentabilizaba fenomenal los pocos que hacía.

La final se la llevó el Oporto, gracias a su mayor calidad individual en una conexión entre Guarín y Falcao, pero ambos técnicos fueron triunfadores. El premio, Villas-Boas firmó por el Chelsea y Domingos por el Sporting de Lisboa.

Ambos firmaron con la idea de comenzar un proyecto  largo. Ocho meses después la realidad es bien diferente.

Actualmente en el Chelsea

Villas-Boas está en la cuerda floja. Su Chelsea no genera fútbol, el equipo es lento, forma un atasco tremendo en medio campo y arriba,  Torres no marca y Drogba, que comenzó bien, se fue un mes a la Copa de África y ya es veterano.

Además, no está fino con sus decisiones. El único futbolista que genera juego es Mata y en muchos partidos le coloca demasiado pegado a banda. Ayer sin ir más lejos, cuando entró Kalou y él se fue al medio inició la jugada del 1-1 ante el Birmingham.

Intenta que Sturridge sea su Hulk del Oporto, y aunque comenzó bien  la temporada, ha ido a menos pese al gol de ayer.

Lo peor es en medio campo. El equipo no tiene salida de balón desde su propio campo. Han jugado muchos partidos Meireles, un llegador, Ramíres, un “conductor” de balón y Lampard, muy lejor de su mejor momento. Desde que ha vuelto de la lesión Essien juega mucho, pero el mejor Essien es un jugador agresivo, intenso, pero no un organizador, y además ya no es la mejor versión del ghanés.

El único medio que tiene para dar critErio a la salida del balón es Oriol Romeu, medio centro “ancla”, posicional, con buena salida de balón desde su propio campo, pero tras unos partidos como titular en los que el equipo mejoró, V.Boas le ha retirado su confianza.

El presente en el Sporting

Domingos comenzó bien en el Sporting. El equipo era muy sólido defensivamente, con el medio centro argentino Rinaudo por delante de la defensa, dos medio con mucha llegada como Schaars y Elías, la creatividad de Matías Fernández y D. Capel, y el buen hacer de V. Wolfswinkel arriba.

Se lesionó Rinaudo y el equipo se desmoronó como un castillo de naipes. Domingos no acertó con el sustituto de Rinaudo (acaba de volver) colocando al joven Renato Neto o a Bruno Pereirinha.

Ese no fue el único problema, el equipo adolecía de gol y la directiva retiró su confianza en él, colocando al ex-jugador del club Ricardo Sa Pinto, en una decisión equivocada en mi opinión.

Así es el éxito en el fútbol, efímero muchas veces, V.Boas aún está a tiempo, pero su futuro en el Chelsea no es nada esperanzador.

Creo que el Sporting debería haber tenido más paciencia con Domingos, su trabajo en Braga fue extraordinario, y aunque no haya estado brillante en algunas decisiones, la idea era un proyecto a largo plazo.