Mi desván del Mundial. Día 15

Gaku e Inui a escena

Japón tiene en su mano la posibilidad de meterse en octavos de final. Le sirve un punto ante Polonia, ya eliminada, para conseguirlo. El conjunto de Nishino, ha dejado ratos de juego magníficos en este Mundial. Es un equipo que se asocia de maravilla. Gaku Shibasaki, en el doble pivote, está rindiendo muy bien. Mueve los hilos, bien protegido por Hasebe, activa a Inui, y es el eje sobre el que gira todo el fútbol de ataque nipón. A Osako le falta colmillo, pero su actividad ofensiva es clave. A Japón le falta solidez, pero jugando con la pelota le puede ganar a cualquiera. Podría entrar el veterano Keisuke Honda en lugar de Yamaguchi en el once. Para jugar desde la derecha hacia dentro y ensayar su buen disparo. Viene de marcar ante Senegal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Polonia se marcha del Mundial. Su nivel ha sido más bajo de lo esperado. En la fase de clasificación fue un equipo muy difícil de batir. Lewandowski firmó 16 goles y el equipo era fuerte atrás y dañino en transición. Ni rastro de esas señas de identidad en este torneo. Glik, clave en el centro de la defensa, sólo jugó unos minutos ante Colombia. No pudo jugar ante Senegal por lesión. Nawalka no dio con la tecla en la posición del llegador, Zielinski, en ninguno de los dos partidos. No le ha funcionado la línea de cuatro atrás, ni jugar con tres centrales, como hizo en la segunda parte ante Senegal y ante Colombia. Querrá olvidar cuanto antes este Mundial.

Depender de uno mismo

Hemos visto dos versiones de Senegal en este campeonato. La del primer partido ante Polonia, en la que jugó un 4-4-2 alineando cuatro delanteros, Sarr y Mané en los costados, con Niang y Diouf en punta. Replegando para no partirse y haciendo mucho daño al espacio. Y otra ante Japón, en la que armó un 4-3-3, dando entrada a Papa N’Diaye en mediocampo, junto a Gueyé y Alfred N’Diaye. Arriba jugó con Sarr en la derecha, Mané en la izquierda y Niang, arriba. Hoy, ante Colombia, parece que repetirá el dibujo que utilizó, Aliou Cissé, ante Japón. Tiene opciones de entrar en el once Keita Baldé, en sustitución de Sarr. Una victoria asegura su presencia en octavos de final.

Colombia mostró una cara radicalmente distinta ante Polonia. Pekerman se alió con el talento. Junto a James y Quintero en tres cuartos de campo. Le dio el mando a Wilmar Barrios en el centro de la cancha, y cuando se lesionó Abel Aguilar, apostó por Uribe. Es posible que hoy, de inicio, vuelva la Roca Sánchez, tras su expulsión. De la Colombia lenta y previsible del debut ante Japón, pasó a ser un equipo creativo en su forma de atacar. Juan Fernando Quintero dio una exhibición, firmó un partido para el recuerdo. A él se juntaron James, de menos a más, Cuadrado, espléndido en la derecha, y Falcao. Radamel vio puerta y fue una pesadilla para los centrales polacos. Colombia depende de sí misma, si gana, a octavos.

Higuita y el abuelo Milla

El Pacho Maturana llevó a Colombia al Mundial de Italia 90, por segunda vez en su historia. La selección cafetera solamente había estado en el Mundial de Chile, en 1962. Aquel equipo del 90, defendía en zona y acumulaba mucha posesión de balón. La defensa jugaba muy arriba, achicando espacios, y el portero, René Higuita, jugaba mucho con el pie fuera del área. Cuando eso no lo hacía nadie, en el fútbol mundial.  Tras la euforia del gol de Freddy Rincón, en el minuto 90′, ante Alemania en San Siro, que metió a Colombia en octavos, el rival siguiente fue Camerún.

El partido se jugó el 23 de junio del 90, en San Paolo y bajo un calor asfixiante. Se llegó a la prórroga. Roger Milla (38 años) adelantó a los leones, nada más comenzar la segunda parte del tiempo extra. Dos minutos después, Higuita fue a buscar, casi al mediocampo, un pelotazo de la zaga camerunesa. Controló e hizo la pared con Luis Carlos Perea, el tío de Luis Amaranto Perea, ex central muchos años del Atléti. El abuelo Milla se abalanzó sobre Higuita y le robó el balón, corrió hacia la portería y marcó el segundo gol para su selección. De nada sirvió el gol de Redín, tras una gran pared con Valderrama, que acortó distancias a 5′ minutos del final. No hubo tiempo para más. El riesgo excesivo, personalizado en Higuita, le costó la eliminación a Colombia. Fue una generación irrepetible, marcada por la tragedia, cuatro años después, con la terrible muerte de Andrés Escobar, al volver del Mundial de Estados Unidos. Leonel Álvarez, Valderrama y Rincón llegaron a Francia 98, pero fue en el verano italiano del 90, cuando asombraron al mundo por primera vez.

El primer puesto en juego

Inglaterra se juega el primer puesto ante Bélgica, ambas están clasificadas. A priori, el contexto de partido le puede ir bien a Inglaterra. Bélgica sale a jugar y los ingleses disfrutan si pueden correr. Habrá cambios. Tiene opciones de entrar Dier, para dar un respiro a Henderson como pivote. Trippier y Young, los carrileros, tienen mucho desgaste en el sistema de Southgate. Hoy tienen opciones de entrar en el once, Alexander Arnold en la derecha y Rose en la izquierda. Si juega Jamie Vardy, descansará de inicio Harry Kane.

Bélgica está demostrando en este Mundial que si corre, el rival no puede hacer nada. Pero en el juego de posición, tiene carencias. No sufrió ante Panamá y Túnez, en cuánto al marcador se refiere, porque son rivales muy inferiores, pero sí esbozó esa carencia, en los tramos de partido en los que no se pudo desplegar. También se esperan cambios. Kompany en el centro de la zaga y Vermaelen como central izquierdo, Thorgan Hazard en la mediapunta y Batshuayi arriba, tienen opciones de inicio.

La venganza de Sir David

Sapporo. 7 de junio de 2002. Minuto 43′ de la primera parte del partido entre Argentina e Inglaterra, durante la fase de grupos del Mundial de Japón y Corea. Atacaba Inglaterra, cuando la pelota le llegó a Michael Owen, en el pico izquierdo del área grande. Amagó con salir por su izquierda y lo hizo por su derecha. Pochettino picó y le trabó. Pierluigi Collina no dudó un instante, penalti. Hacia allí fue Beckham, con el Cholo Simeone cerca, físicamente. En su cabeza estaba desde hacía cuatro años. En concreto desde aquella tarde en Saint-Etienne, durante los octavos de final del Mundial de Francia, cuando reaccionó a una provocación de Simeone y fue expulsado, dejando a Inglaterra con 10 hombres, el marcador empate a dos, y todo el segundo tiempo por jugar. En la tanda de penaltis, Argentina pasó a cuartos, con el lechuga Roa como héroe.

Cuatro años después fue distinto. Inglaterra termino ganando uno a cero a la Argentina de Bielsa, que había llegado al Mundial sin perder en las eliminatorias, y tras ganar a Nigeria en el debut. Después de aquel partido, Argentina se hundió. Empató ante Suecia y quedó eliminada. A Inglaterra le esperaba Ronaldinho, y su falta para el recuerdo, en los cuartos de final…

Adiós al Mundial

Panamá y Túnez se despiden del Mundial. Panamá lo hace con buen sabor de boca. Fue un premio extraordinario ya estar aquí, por delante de selecciones como Honduras y EEUU en la CONCACAF. El histórico gol de Felipe Baloy ante Inglaterra y las buenas sensaciones de Bárcenas, en banda derecha, es lo más destacado de la participación de los del Bolillo Gómez en el torneo. El lateral Murillo y el interior Cooper, están sancionados. Una victoria ante Túnez, sería agrandar más aún su historia.

Túnez ha defendido mucho peor de lo que sabe en este Mundial. Acusó lesiones importantes, sobre todo en la portería. Recurriendo a un cuarto portero, Ben Cherifia, que llegó ayer a la concentración ayer. Buscará despedirse con victoria. Volverá Sliti al once y arriba jugará Kazhri, uno de los mejores tunecinos en el torneo.

 

 

 

 

 

Your email address will not be published. Required fields are marked *