Mi desván del Mundial. Día 14

Vuelve Toni

Toni Kroos mantuvo con vida a la selección alemana, con su gol en el minuto 94’ ante Suecia. Hoy Alemania se juega de nuevo la clasificación ante Corea del Sur, que sigue teniendo opciones. Podría haber triple empate en el grupo, incluso, y tener que recurrir al ranking FIFA.

En cualquier caso, Alemania necesita ganar por dos goles de diferencia para no depender de nadie. Para ello no podrá  con Jerome Boateng, sancionado, ni con  Sebastian Rudy, por el golpe en la nariz que sufrió ante Suecia.

Alemania está teniendo problemas para controlar los partidos en este Mundial. En los dos encuentros, ante México y Suecia, tuvo momentos de dominio intenso, con Toni Kroos balanceando el equipo a uno y otro lado, pero sufre atrás y tiene jugadores clave en los últimos años, lejos de su mejor nivel.

Werner por la izquierda y Mario Gómez de nueve, fue un recurso extraordinario ante Suecia. ¿Lo repetirá Löw de inicio hoy?

Corea del Sur tiene opciones remotas de clasificarse, pero las tiene. No le funcionó jugar con el gigantón Kim Shin-Wook arriba, ante Suecia en el estreno,  y cambió ante México, jugando un 4-4-2 buscando las contras. Veremos si hay oportunidad, de inicio,  para el talentoso Lee Seung-Woo  en mediocampo. Ki Sung-Yueng, capitán y mediocentro titular, es baja por un problema en el pie. Es una pena, los ratitos que han coincidido los dos juntos en este Mundial, han sido los mejores de los coreanos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Klaus Fischer

Rummenigge avanzó y abrió el balón a la izquierda. El central Bernd Forster, incorporado al ataque, recibió el pase y abrió la pelota rápido hacia Littbarski. Su centro, pasado, lo tocó de cabeza Hrubesch y le cayó a Fischer. Le pilló de espaldas y soltó una tijera, dentro del área,  que superó a Ettori.  Amoros y Tresor quedaron inmóviles sobre la línea de gol.

Sí, es la jugada del 3-3 de Alemania Federal ante Francia, en la semifinal del Mundial de España 82. Uno de los partidos más memorables de la historia de los Mundiales. En la prórroga, tras ir ganando 3-1 Francia en la misma. Los penaltis catapultaron a los de Jupp Derwall a la final. Una remontada de Alemania, no fue la última…

Todo o nada

México nos ha dejado minutos de fútbol brillante durante sus dos primeros partidos. Pese a ello y las dos victorias que lleva, ante Alemania y Corea del Sur, el Tri aún no está clasificado matemáticamente para octavos. Una derrota mínima ante Suecia y una victoria alemana por dos goles de diferencia ante los coreanos, le dejarían fuera.

Lo mejor para los de Osorio es ganar y así no hará cuentas. Tiene argumentos futbolísticos de sobra para conseguirlo. Con Héctor Herrera al mando, su Mundial como “5” está siendo de bandera, México se puede permitir por delante que los Layún, muy bien en la derecha, Guardado, Vela, Hirving Lozano y compañía, sean una pesadilla para el rival.

Suecia es una selección que juega lento, con poca imaginación en ataque, pero muy seria en defensa. Tiene un buen portero, el veterano Robin Olsen, y una buena línea defensiva, liderada por Andreas Granqvist. Seguimos esperando a Emil Forsberg, muy apagado en sus dos primeros partidos.

Brasil sin red

La canarinha no puede descuidarse. Tiene un partido muy peligroso ante Serbia, un rival para no fiarse. Le clasifican dos resultados, la victoria y el empate, pero una derrota podría dejarle fuera , si Suiza le gana a una Costa Rica que ya no se juega nada.

El tramo final de partido ante los ticos fue muy bueno. Con Casemiro echando el ancla y por delante un arsenal liderado por Neymar. Brasil asedió, literalmente, a Costa Rica,  juntando al propio Ney en la izquierda, Douglas Costa en la derecha y Coutinho por detrás Firmino y Gabriel Jesús. El saldo fue de dos goles a favor y ninguno en contra.

Serbia es una buena selección, con un doble pivote muy sólido, Milivojevic – Matic. No estamos viendo de momento lo mejor de Milinkovic-Savic, perjudicado por jugar en la mediapunta en lugar de hacerlo como interior. Pese a ello, el talento de Tadic, la profundidad de Kostic y el gran Mundial, hasta el momento, de Mitrovic, son argumentos de sobra para dar un susto a cualquiera.

La reunión del hotel Das Palmeiras

El momento culmen del Brasil de los cinco dieces llegó cuando Carlos Alberto, lateral derecho de aquella selección, fusiló a Enrico Albertosi, poniendo el 4-1 en el marcador ante Italia en la final del Mundial 70. Una jugada de cinco toques en corto, Clodoaldo bailando en una baldosa, y Pelé haciendo magia, con la pausa, en el balcón del área. Así esperó la llegada desde atrás de su lateral.

No fue fácil juntar en un mismo once a Jairzinho, Gerson, Tostao, Pelé y Rivelino. En un partido durante la preparación del Mundial, casi en vísperas del torneo, el técnico brasileño Saldanha, dejó a Pelé en el banquillo en un amistoso ante Bulgaria. Fue un 0-0 en Río. Sólo jugó unos minutos.  El Presidente de la CBF, Joao Havelange, destituyó a Saldanha. Los militares ejercieron presión y él se justificó así: “Al pueblo no hay que contrariarle en cuestiones tan sensibles como sus ídolos”.

Su sustituto, el histórico Mario Lobo Zagallo,  reunió a los cinco intocables en el hotel Das Palmeiras de Río, en una concentración previa. Y allí, en la habitación de Pelé, se produjo el gran pacto. La delantera en el Mundial estaría formada por los cinco juntos. Jairzinho y Rivelinho en los costados, Gerson y Tostao por dentro y Pelé con libertad absoluta.

Los cinco mejores  dieces de Brasil jugaron todos juntos y formaron  la delantera más brillante de todos los tiempos. Fue el epílogo dorado del fútbol antiguo. Cuatro años después, el Mundial enseñó al mundo a unos tipos de naranja que jugaban a otra cosa…

Shaqiri al mando

La remontada ante Serbia coloca a Suiza en un escenario ideal ante la última jornada del grupo. Un empate le sirve, incluso una derrota,  si Brasil le gana a Serbia. Shaqiri hizo un partido para el recuerdo ante Serbia, liderando la remontada con un gol, el de la victoria, y echándose el equipo a la espalda.

Celebraciones polémicas al margen, si él y Xakha juegan al nivel que lo  hicieron ante Serbia, Costa Rica lo tendrá muy complicado. Zuber es otro de los que está haciendo un gran Mundial. Incansable en banda izquierda y ayudando mucho a Behrami y al propio Zakha, la pareja de mediocentros.

Costa Rica deja el Mundial con dignidad. Compitió ante Serbia y Brasil, terminó perdiendo ante ambos, pero fue una selección dura, difícil de batir. De mediocampo hacia delante ha tenido poca chispa y atrás,  pese a que mejoró el nivel de los últimos amistosos, es menos fiable que hace cuatro años.

Your email address will not be published. Required fields are marked *