Mi desván del Mundial. Día 13

Cuando el empate beneficia a ambos

Dinamarca necesita un punto para estar en octavos de final y juega ante Francia, ya clasificada. Deschamps rotará algunas piezas y es posible que tengan una oportunidad desde el inicio. Mandanda en la portería, Sidibe en el lateral derecho, Kimpembe, junto a Varane, en el centro de la zaga, Nzonzi en mediocampo, y Dembelé arriba, acompañando a Griezmann y Giroud. Estas podrían ser las novedades en el once galo. Francia encontró en Giroud el jugador clave ante Perú. Su juego de espaldas y capacidad para fijar a los centrales contrarios, beneficia al resto de los delanteros ya  la llegada de los interiores. Kanté va camino de convertirse en el mejor mediocentro defensivo del Mundial. Su exhibición ante Perú la recordaremos muchos años. En esta Francia de rompe y rasga, es un jugador primordial.

Dinamarca lleva más puntos que juego en este Mundial. La lesión de Kvist ante Perú, posibilitó la entrada en el once de Lasse Schone, junto a Delaney en el mediocampo. Los de Hareide son un equipo que defiende bien, poco imaginativo, pero con el talento de Eriksen. Cuando conecta con Nicolai Jorgensen, pasan cosas, lo vimos ante Australia. Aunque hoy podría entrar Cornelius en el once y jugar más directo, aún. Es inferior a Francia, pero le sirve el empate y lo puede lograr perfectamente.

La trituradora danesa

8 de junio de 1986, Estadio Neza 86. El tórrido calor, de la ciudad impronunciable de Nezahualcoyotl, dio lugar a una impresionante tormenta. En el cielo y sobre la hierba. El temporal danés arrasó a Uruguay con seis goles en el segundo partido de ambas en el Mundial. Fue una victoria por aplastamiento, seis a uno, en la presentación al mundo de la Dinamita Roja. El partido llegaba con el ambiente caldeado, y no sólo por el sofocante calor y humedad reinante, en la ciudad mexicana. Unas declaraciones de Seep Blatter, por entonces secretario general de la FIFA, sobre la selección uruguaya en la previa, no ayudaron:  “Si no ven sangre no pueden jugar”, le dijo a un programa de la televisión alemana antes del debut de la celeste en el torneo. Así comenzó a escribirse la derrota charrúa más dolorosa en un campeonato del mundo. Seep Piontek, técnico danés, venía trabajando con el mismo grupo de jugadores desde 1979, fecha en la que accedió al cargo de seleccionador. Elkjaer-Larsen abrió el marcador en el minuto 11′. Su poderosa zancada fue indefendible para la zaga uruguaya. El partido fue un goteo de goles daneses, tres del propio Elkjaer, uno de Michael Laudrup, otro del zurdo Soren Lerby y uno más del pequeño Jesper Olsen. Sí, el pequeño extremo zurdo que cedió la pelota sin mirar a su portero, Lars Hogh. Fue al filo del descanso del partido de octavos de final ante España. Butragueño aprovechó el error y empató el partido. Esa historia la seguimos contando otro día…

El sueño aussie 

Australia sueña con un milagro, necesita ganar y que no se produzca ese empate tan comentado entre Francia y Dinamarca. Los aussies necesitan una victoria gala ante los daneses, además de la suya propia. Sin el punta Nabbout, lesionado, lo normal sería que jugase en su lugar Juric o el joven y descarado extremo, Arzani. A sus 19 años dejó minutos muy interesantes, cuando entró como revulsivo ante Francia y Dinamarca. El veterano Tim Cahill no ha jugado ni un minuto en este Mundial, aún. De hacerlo ante Perú, sería el único jugador australiano de la historia en participar en cuatro Mundiales. Ante Dinamarca rindió a muy buen nivel la pareja de mediocentros, formada por Jedinak y Mooy. Fueron los lanzadores de las contras australianas. El partido será una lucha de estilos, el toque peruano frente al juego directo australiano.

Perú se va del Mundial dejando una impronta de buen juego. Le faltó pegada en el área contraria. Con Guerrero fuera de punto, a los de Ricardo Gareca les faltó un culminador, para su propuesta de juego asociativo. Hoy, además, no podrán contar con Jefferson Farfán. La Foquita sufrió un traumatismo en la cabeza tras chocar con un compañero, en el entrenamiento del domingo, y no podrá ser de la partida. Gareca recupera al mediocentro, Renato Tapia. El resto del equipo será el habitual. Es la última oportunidad de ver a Christian Cueva en el Mundial. El mediapunta del Sao Paulo, junto al extremo Carrillo, han rendido a muy buen nivel. Perú querrá despedirse del torneo con una victoria. Se va con muchos más juego que puntos.

Todo un país pendiente

Argentina es un volcán en erupción. Lo que no sabemos es la duración de la misma. Filtraciones, reuniones, desplantes, rumores y un sinfín de comentarios, perturban a la albiceleste horas antes de su partido ante Nigeria. Se pueden dar muchas combinaciones. La que les clasificaría de un modo más sencillo sería ganar a Nigeria y que Islandia empate o pierda con Croacia. Los precedentes tampoco son buenos, Nigeria goleó a los de Sampaoli  el pasado mes de noviembre, 2-4, en un amistoso en Krasnodar, precisamente. Hoy jugarán en San Petesburgo. Habrá cambios, parece que Armani será el portero, tras el grave error de Caballero, que abrió la cuenta de goles croata. Sampaoli volverá a línea de cuatro atrás, con Rojo como pareja de Otamendi en el centro de la zaga. La presencia de Banega se antoja fundamental para conectar a Messi con el juego. Higuaín tiene opciones de jugar en lugar del Kun. El mundo espera a Leo.

Nigeria sorprendió a Islandia, dándole el balón y saliendo a la contra. Le funcionó el sistema con tres centrales y Obi-Mikel por detrás de Musa e Iheanacho. Ahmed Musa fue la estrella del partido. Hizo dos goles, el primero tras un control prodigioso, y fue una pesadilla constante al espacio para los centrales islandeses. Imagino que hoy repetirá la misma fórmula ante Argentina.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La última vez

25 de junio de 1994. Foxboro Stadium de Boston. “Caniiii, Caniii, Caniii”, gritaba Maradona con los brazos en jarra, mientras disimulaba con el resto del cuerpo, instantes antes de lanzar una falta a favor de Argentina. El Cani le escuchó y arrancó, antes que Diego tocase el balón con suavidad al espacio. La pelota quedó muerta delante del pájaro, que soltó un disparo de rosca perfecto, a la escuadra izquierda de Rufai. Significó el empate a uno. El propio Caniggia marcó el segundo. Ayer hizo 24 años. Fue el último partido de Diego Armando Maradona en un Mundial y la última victoria de Argentina en aquel campeonato. Tras el partido llegó el control anti-doping y el positivo por efedrina. Ya sin Diego, Argentina cayó ante Bulgaria en el tercer partido del grupo y ante Rumanía en octavos. El equipo se hundió anímicamente, sin Maradona. La Argentina del 94 era un equipazo. Los Ruggeri, Simeone, Redondo, Batistusta, Caniggia o Balbo, estaban capacitados para levantar la Copa, pero perdieron a su líder dentro y fuera de la hierba. Volvieron para casa con la terrible sensación de pudo ser y no fue

El sueño continúa

Croacia se juega ser primero o segundo, ya con la clasificación asegurada y un rosario de jugadores apercibidos, que descansarán hoy de inicio. Mandzukic, Rebic, Vrsalijko, Brozovic y Rakitic no serán de la partida. También podrían descansar el portero Subasic y Luka Modric.

Islandia sigue inmersa en un sueño, que no tiene visos de concluir. Sigue sin sonar el despertador para los de Heimir Hallgrimsson. Volverá el zurdo Johan Berg Gudmunsson al once, tras superar sus molestias. El del Burnley es un jugador clave, a pie cambiado en la derecha. El resto serán los habituales. Las cuentas son claras, necesita ganar y si también lo hace Argentina, mantener el gol que lleva de ventaja actualmente.

 

Your email address will not be published. Required fields are marked *