Mi desván del Mundial. Día 3.

El expreso francés a escena

Debuta Francia. Didier Deschamps maneja un grupo de jugadores que puede ganar por aplastamiento. Con una pareja de centrales exuberante, la que forman Varane y Umtiti, con dos laterales que incorporan como forma de vida proyectarse en ataque, Pavard en la derecha y la duda entre Mendy y Lucas en la izquierda. El centro del campo no tiene facilidad para armar fútbol y quizá ese es el principal déficit de esta Francia. Por contra, forman un elenco de centrocampistas potentes, de ida y vuelta que asusta. Con Giroud tocado, el debate es la posición de Griezmann. En la pasada Eurocopa, Deschamps cambió sobre la marcha el sistema para terminar el torneo con un 4-4-2 en el que Griezmann jugaba centrado por detrás de un nueve, dónde más y mejor rinde.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el estreno parece que jugará arriba, de falso nueve, eso posibilitará la entrada en el once de Ousmane Dembelé, con la selección es otro.

Enfrente estará Australia, la brillante campeona de Asia en 2015. Con el veterano Tim Cahill, en su cuarto Mundial, a la cabeza. Pero ya con jugadores de más peso que el mítico “4” aussie. Mooy y su gran disparo en el mediocampo, Leckie y Kruse en los costados y Rogic por detrás de Nabbout, son sus mejores bazas.

Oh la la

Francia y Mundial nos llevan a España 82,  Le Carre Magique. Aquella selección francesa que dirigía Michel Hidalgo y gobernaba en el mediocampo el Cuadrado Mágico., Jean Tigana, Alain Giresse, Bernard Genghini y Michel Platini, maravillaron al mundo. Dejó para el recuerdo la semifinal del Pizjuán ante Alemania Federal y la sensación que Brasil y ellos deberían haber jugado una final que ganó Italia ante los alemanes, con todo merecimiento, por cierto.

Debuta Argentina

Debuta la vigente subcampeona de América y del mundo. Me parece oportuno recordarlo. Es una injusticia permanente la que se comete con este grupo de jugadores. Con Messi a la cabeza, pero no tan mal acompañado como suele apuntarse. Con jugadores de la calidad de Banega, Di María y Agüero a su alrededor, con Mascherano y Biglia de guardaespaldas y un cuartero defensivo con defensas de rompe y rasga. No diré yo que vaya a ser campeona del mundo, pero está entre las favoritas.

Enfrente está Islandia. La selección que más ha crecido en los últimos 25 años en Europa. Con su 4-4-2 bajo el paraguas de una disciplina castrense y con un contragolpe maravilloso. Es la generación de Gilfy Sigurdsson, aquella que asomó con fuerza en el Europeo Sub 21 de Dinamarca en 2011 y que celebra su mayoría de edad jugando un Mundial. Ojo con ellos.

Diego Armando Maradona

Argentina + Mundial es igual a Maradona. El Diego barbudo del 82 y la imagen icónica de los belgas hipnotizados a su alrededor. El de la patada a Batista dio paso al Maradona del 86. Sin duda la mayor exhibición de un jugador en un Mundial nunca vista antes y nunca vista después hasta el momento. El Maradona del 90,  que llevó a su selección hasta la final en un camino que se convirtió en un calvario. Y el del 94. Allí llegó Maradona y dejó un golazo para el recuerdo ante Grecia, un gran partido ante Nigeria y el positivo por efedrina que le dejó fuera y destrozó a Argentina. Diego siempre será el Mundial y el Mundial la competición de Diego.

Vuelve Perú, 36 años después

El Flaco Gareca ha devuelto a Perú a un campeonato del mundo. No acudían desde España 82. Perú es una selección que toca muy bien el balón. En el mediocampo con Yotún y Tapia al mando de las operaciones y con una línea de tres cuartos donde aflora el talento de la mano de Farfán, Cueva y Carrillo. Arriba el perdonado, Guerrero. Un delantero extraordinario que pudo perderse el Mundial y  finalmente liderará una selección de mucha calidad, aunque algo blanda.

Enfrente estará Dinamarca. Una selección con poco nombre y mucho oficio. Lejos quedan los tiempos de la Dinamita Roja del 86, pero este grupo que lidera Eriksen en la mediapunta y Kaspers Schmeichel en la portería es capaz de ganar a cualquiera. Delaney llegando, Pione Sisto desbordando y Jorgensen goleando son una amenaza constante. Recomiendan no despistarse.

De Cubillas a Guerrero

El Mundial 82 fue la última estación de una selección maravillosa. Aquella de los Cueto, Oblitas, Uribe y Cubillas. Su momento fue en el 78, su despedida en el 82. Han tenido que pasar 36 años para que Cubillas entregue el testigo a Guerrero. A ver que son capaces de hacer.

Croacia y su última oportunidad

Cierra la jornada Croacia ante Nigeria. La última oportunidad en un Mundial para la generación que lidera Luka Modric. Apuntan hacer algo grande desde la Eurocopa 2008, pero no acaba de cuajar. Croacia es un elenco de grandes jugadores a los que siempre les falta algo. El mediocentro y el nueve son el talón de aquiles de una generación con un talento extraordinario. El buen rendimiento de Badelj para liberar a Rakitic y Modric es muy importante. Aunque Rakitic ha jugado, y bien,  como pivote este año en el Barça y en la selección. Mandzukic arriba, en este caso como culminador, es clave.

Nigeria es una selección que mantiene su sello de identidad. Muy poderosa físicamente y dura, sin mucho talento en esta ocasión. El veterano Obi Mikel, ya jugando en China, lidera un grupo de jugadores donde varios compiten a buen nivel en Europa. El central Balogun en el Mainz, el mediocentro Onazi en el Trabzonspor turco, el extremo Victor Moses en el Chelsea, donde juega de carrilero, o el delantero Iheanacho, fichado por el Leicester hace unos meses procedente del City. Pero están lejos del nivel que un día tuvieron los Finidi, Okocha, Yekini y compañía.

Las Aguilas Negras del 94

Nigeria se plantó en EEUU y dio un golpe encima de la mesa. Lideraron el grupo por delante de Bulgaria y Argentina. El mundo conoció a los Keshi, Finidi, Amokachi, Amunike, Okocha o Yekini. Se toparon con Roberto Baggio en octavos, pero aún se recuerda aquella generación que asombró al mundo con una mezcla de potencia y calidad en su juego. Le llegaría el reconocimiento en los JJOO de Atlanta 96, pero eso toca otro día.

 

Your email address will not be published. Required fields are marked *