Salah, un jugador diferente

Mohamed Salah vive el mejor momento de su carrera deportiva. El domingo fue nombrado el mejor jugador de la Premier en la presente temporada por sus propios compañeros. En el Liverpool ha encontrado un ecosistema perfecto para explotar sus virtudes.

Desde que llegó al fútbol europeo se podía percibir claramente que teníamos delante un jugador distinto. Rápido, hábil, ideal para marcar diferencias. Sobre todo en un equipo concebido para correr, siempre con espacios. Pero en los últimos meses hemos visto una evolución. Salah es un jugador mucho más determinante, juega con una confianza en sí mismo que llama la atención. No sólo al contragolpe, tiene muchos más registros. Se ha destapado como un gran goleador y hay varios factores clave para comprender su evolución.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto: depor.com

El sistema del Liverpool

Kloop juega un 4-3-3 sin una referencia clara arriba. Eso beneficia a un jugador con mucha movilidad como es Salah. Los movimientos del egipcio nunca chocan con sus compañeros de ataque. Su punto de partida es la banda derecha, desde allí arranca, pero abarca todo el frente de ataque. Firmino es lo que denominamos un “nueve moderno”, de los que nunca está y siempre aparece. Y además deja espacio para que lo aprovechen los que llegan desde atrás. Algo parecido ocurre con Sadio Mané. El senegalés va desde la izquierda hacia dentro. Firmino es el socio ideal de ambos.

La responsabilidad del gol

A diferencia de lo que le sucedió en el Chelsea y en la Roma, en este Liverpool no existía de inicio la figura de un gran goleador. Salah marca diferencias en muchas jugadas por su velocidad. A eso une habilidad para el regate y se ha mostrado como un gran finalizador, especialmente en espacios reducidos y en el mano a mano a mano con el portero. En eso es en lo que más ha crecido. Lleva 31 goles en liga, Firmino 15 y Mané 10, entre los tres 56. En la Roma, su rival esta noche, hizo 14 y 15 tantos en cada una de sus dos temporadas. Allí, sí había un “9” de área como Dzeko.

La selección

Egipto ha vuelto a un Mundial 28 años después, de la mano de Héctor Cúper. La estrella es Salah. El buen momento en su selección le llega en el tramo decisivo de su carrera. Ha firmado 5 goles en la fase de clasificación. Un buen verano en Rusia le pondrá definitivamente en el punto de mira de muchos equipos grandes. Aunque ya juega en uno,  que ha vuelto a semifinales de Champions 10 años después, en parte gracias a él.

Your email address will not be published. Required fields are marked *