De Zubi a Kepa…

Un centímetro menos que Zubi y muchas similitudes con aquel chico vitoriano que debutó en Primera el 19 de septiembre de 1981. Fue en el Vicente Calderón y con derrota. Un gol del central Miguel Ángel Ruiz y otro del punta Marcos, hijo de Marquitos y padre del lateral del Chelsea, Marcos Alonso, amargaron el debut de Andoni Zubizarreta Urreta. Expiraba el verano del 81, hace 37 años ya…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Heredero del gran Iríbar, Zubi llegó para quedarse. Dejó el Athletic a los 25 años dirección al Camp Nou con dos Ligas y una Copa en el zurrón. Se retiró en el Valencia, 17 temporadas después, con 626 partidos en Primera, repartidos entre Athletic, Barcelona y Valencia. Las cualidades futbolísticas del primer Zubi recuerdan a las del actual Kepa. Dominio del juego en todo el área, sobriedad en sus intervenciones y una autoridad sobre la defensa sorprendente a su edad. Son las características comunes en ambos en el mismo momento de sus carreras. Andoni evolucionó hacia un portero sobrio, poco dado al lucimiento, pero muy efectivo. Tenía problemas para desplazarse en lateral y en el juego con los pies, cuando ese aspecto no era prioridad en un portero. Su autoridad fue extraordinaria. Fue un referente en sus equipos y en la selección. Desde un perfil bajo labró una personalidad arrolladora dentro y fuera del campo.

En Kepa está por ver su evolución. Cumplió su periodo de rodaje en la Ponferradina y el Valladolid, tras formarse en el Baskonia y Bilbao Athletic. Lezama fue y es una escuela de cancerberos formidables. Conviene fijar la atención en Álex Remiro, portero del Huesca. Está cedido por el Athletic, con actuaciones destacadísimas ya esta temporada en Segunda. En sólo una campaña y lo que llevamos de la presente en el Athletic, Kepa ha cautivado al Real Madrid. Parece ser el elegido del club blanco para poner fin al debate existente en la portería. Justo desde que José Mourinho puso en duda a Iker Casillas, hace ahora exactamente cinco años.

No hay dudas sobre el futuro de Kepa, todo apunta que será magnífico. La incertidumbre surge sobre la idoneidad y el momento de su posible fichaje. El Athletic se siente herido y con razón por las formas (parece que ya pasó la revisión médica). El Madrid parece dividido entre la voluntad del club y el deseo de su entrenador de proteger la actual plantilla, en concreto a sus porteros. La portería del Madrid es una exposición permanente a la crítica. Sólo Paco Buyo e Iker Casillas se consolidaron de verdad en los últimos 30 años. Sobre el resto, dudas y desconfianza. Iker fue un caso extraordinario y distinto. Canterano del club, tuvo una evolución impresionante hasta convertirse en su día en el mejor portero del mundo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Kepa aún no ha disputado ningún partido de Champions y no es cuestión baladí. Es evidente que tiene que haber un primero y en el Athletic, hoy día, parece complicado. La portería del Bernabéu supone una presión tremenda para un chico de 23 años. Si finalmente ficha y pasa esa prueba, cuenta con todas las condiciones para triunfar. En el fútbol, como en la vida, no es conveniente adelantar ciertos plazos. Su llegada ahora no contaría con el beneplácito general. El Athletic recibiría un dinero que no tendría en junio, si Kepa no renueva, pero le duele el desarrollo del proceso. Y el Madrid parece dividido entre la voluntad del club y la de su propio técnico, uno los pocos que valora el buen nivel de Keylor Navas, clave en los últimos éxitos del club de Concha Espina. Courtois o De Gea serían opciones mucho más caras, con algo menos de recorrido, por edad, pero de garantía absoluta en el presente. El riesgo de una llegada inoportuna de Kepa podría ser malo para Athletic, Real Madrid y el propio jugador, el más perjudicado si las cosas se tuercen.

No parece un entorno ideal para la llegada de Kepa a Chamartín. Él no ha dicho una sola palabra, señal de cautela y prudencia. Son días decisivos en el futuro de un prometedor guardameta, ahora sufriendo por una inoportuna lesión. Una lucha de intereses en el equipo que le pretende, coloca al futbolista en una delicada posición. Esperaremos acontecimientos.

Your email address will not be published. Required fields are marked *