Con todos ustedes, Juan Carlos Osorio

“El fútbol es de los futbolistas, pero cuanto agradecen los futbolistas que aparezcan entrenadores como Juan Carlos Osorio”, la frase no es mía, es de mi compañero de la Cadena COPE y SportYou, David de la Peña (@david_delapena) , pero la suscribo plenamente.

El técnico colombiano que dirige a la selección mexicana realizó anoche un planteamiento soberbio. No es la primera vez, su Atlético Nacional de Medellín ya deslumbró en Sudamérica. México sorprendió a Uruguay con un sistema 3-1-3-3 con Layún en la posición de interior derecho, Araujo como central derecho en línea de tres centrales y Diego Reyes, que estuvo excelso, por delante de Rafa Márquez, en la posición de pivote defensivo. Andrés Guardado, mediocentro en el PSV,  se colocó como interior izquierdo, con tendencia a estirar el campo hacia ese costado aprovechando las diagonales hacia dentro de Corona.

dt.common.streams.StreamServer

México dio una exhibición de como salir jugando desde atrás en el primer tiempo. Rafa Márquez, el Kaiser de Michoacán, mantiene el punto de mira y la jerarquía, Miguel Layún fue indetectable en su posición de interior y Héctor Herrera quedó liberado para jugar por detrás de Chicharito y llegar permanentemente desde atrás al remate, aprovechando la presencia de Javier Aquino y Jesús Corona como extremos abiertos.

Uruguay no se da nunca por vencido, jugó muchos minutos con diez hombres, tras la expulsión de Matías Vecino, hasta que fue expulsado Andrés Guardado. Estar con uno menos no fue óbice para adelantar sus líneas tras la reanudación. El “Profe” Tábarez ajustó el equipo con la entrada de Álvaro González por Nico Lodeiro, sacrificando el enganche. Uruguay mostró la actitud combativa de siempre,  más una dosis de ambición extraordinaria y un Godín heróico.

Empató el partido y puso a México contra las cuerdas. A Osorio le quedaba una bala, dio entrada a Hirving Lozano, el extremo de Pachuca, en lugar de Javier Aquino, minutos más tarde a Dueñas en lugar del Tecatito Corona. Layún se colocó más abierto en la derecha y en transición destrozaron a una selección uruguaya exhausta ya por el esfuerzo. Hirving Lozano fue una pesadilla entrando por el costado izquierdo en el tramo final de partido.

Ganó México tres a uno presentando su candidatura a conquistar la Copa América Centenario. No fue un partido redondo por su parte, porque en la segunda parte perdió el control y Uruguay mereció sobradamente el empate, pero la riqueza táctica de su técnico, junto a la calidad individual de muchos de sus futbolistas, presentan al Tri como favorito claro al triunfo final.

Your email address will not be published. Required fields are marked *