“Ganar mientras se encuentra un camino”

Ayer escribí una reflexión del Real Madrid – Juve para el Magazine de Martí Perarnau, aquí os la dejo íntegra: 

1.- El Madrid gana mientras busca un camino que no termina de vislumbrarse con claridad todavía. De nuevo con Cristiano como protagonista: está en casi todo lo bueno que le pasa al equipo, pero el equipo no alcanza a brillar colectivamente al nivel del portugués.

2.- Sorprendió de inicio la disposición táctica de la Juve, con Conte retornando a la defensa de cuatro atrás. Desde su primera temporada como técnico de la Vecchia Signora no cerraba con cuatro en el fondo. Sacrificó a Bonucci, su mejor central para sacar el balón en corto y en largo, y colocó a Chiellini como central izquierdo junto a Barzagli, el uruguayo Cáceres sustituyó al ausente Lichtsteiner como lateral derecho y sorprendió con la presencia de Ogbonna como lateral izquierdo prescindiendo de inicio de Asamoah. Pirlo actuó como regista, aunque su momento actual es más un legado que una realidad. Los guerreros Vidal y Pogba le flanquearon con sus armas habituales. El partido de Vidal fue excelso. Marchisio estiró el campo en la derecha, el Apache Tévez lo hizo en la izquierda y Fernando Llorente fue el elegido arriba.

3.- El Madrid comenzó de un modo muy dinámico. Pese a que Marchisio saludó a Casillas con un gran disparo al que respondió el portero madridista, el Madrid era más en el inicio que la Juventus. Illarramendi asentaba su juego sobre pases sencillos, propios de su posición en el campo. Modric va y viene, pero cuando va como interior es un gran filtrador de pases con Khedira agitando en lo suyo desde el otro interior. Di María sigue de dulce; a su esfuerzo añade de nuevo la faceta de aniquilador al espacio, bien corriendo en diagonal, bien como pasador. Un gran envío suyo lo aprovechó Cristiano Ronaldo para despachar a Buffon con un toque magnífico, la manera más elegante de batir a un portero de leyenda.

4.- En contra de lo que parecía razonable, el gol serenó más a la Juve que al Madrid. En ataque, Pogba se abría sobre el costado izquierdo para que Tévez maniobrase por dentro para intentar dañar a Pepe, excelente hoy, y Ramos, que no pasa por su mejor momento. Poco a poco la Juve se fue adueñando del balón. Un doble error de los laterales del Madrid, Marcelo por no tapar el centro de Cáceres y Arbeloa por no cerrar la llegada de Pogba, lo aprovechó el francés para rematar de cabeza; el rechazo de Casillas lo aprovechó Llorente, que estaba con la caña dispuesta.

5.- Una imprudencia impropia de un gran y experto central como Chiellini terminó en penalti por su continuado agarrón sobre Ramos. Cristiano lo transformó devolviendo la ventaja al Madrid en el marcador pese a que en el juego no estaba superando a la Juve. El Madrid golpeaba a ritmo del portugués, pero no era capaz de jugar con un ritmo alto para someter a una Juve que, extraño en ella, necesita un ritmo bajo para sobrevivir en este inicio de curso. La mejor Juve de Conte en las dos últimas temporadas era un equipo que imponía un ritmo altísimo, en el que sus laterales se incorporaban y sus centrocampistas llegaban arriba con la decisión de un bombero que tiene que apagar un incendio. Hoy día está lejos del equipo que ha sido.

6.- El segundo acto fue de más a menos. El Madrid comenzó de nuevo con ganas. Chiellini abandonó el partido muy pronto, estiró el brazo sobre la carrera de Cristiano y vio la roja directa de un modo riguroso e injusto. Los blancos no aprovecharon la superioridad numérica para zarandear a la Juve como habría sido lógico. Conte reaccionó bien. Primero, con la entrada de Bonucci por Llorente para recomponer la zaga. Colocó a Tévez arriba, era fácil enviar a unapache a la guerra. Después buscó una buena mezcla en el lado izquierdo: más intensidad física con Asamoah, que entró por Pirlo, y más tarde habilidad con la entrada de Giovinco por Ogbonna, colocando al ghanés como lateral izquierdo.

7.- Uno magníficos Vidal y Pogba comenzaron a remar en el mediocampo y su esfuerzo cundía, al menos para no verse sometidos por un Madrid que jugada a tirones. Un poco de Modric, alguna aparición de Marcelo, un desenganche de Khedira… pero todo sin continuidad. Ancelotti dio entrada a Bale por Benzema y le acostó sobre la banda derecha, pero el galés no pudo hacer casi nada. Con el cambio, Cristiano se fue arriba y en esa posición rinde menos. Los minutos pasaban y el Madrid no mejoraba.

8.- La entrada de Isco y Morata agitó el Bernabéu y en parte a la Juve. El canterano salió con vigor y desde la banda izquierda incomodó bastante a la zaga bianconera de inmediato. El malagueño estuvo activo y participativo. Pudo llegar el tercer tanto en alguna acción en el tramo final del choque, pero el juego no era presagio de un tanto que finalmente no llegó.

9.- Karim Benzema sufre y es por varios motivos. No está acertado, es cierto, pero ni su posición ideal es la de nueve referencia: ni Di María y Cristiano son jugadores que le beneficien en los costados, pese a que el equipo les necesita con vehemencia, Tampoco le beneficia la ansiedad que le provoca el Bernabéu. Enfrentarle con Morata en un uno u otro sólo tiene un perjudicado: el Real Madrid.

y 10.- El Madrid ganó sin más sobresaltos. Mantiene varias contradicciones ente los mejores del equipo y su adaptación a un buen funcionamiento colectivo en la idea de juego que atisba Carlo Ancelotti. A la Juve le urge recuperar la intensidad en su fútbol, esa que le hizo ser hace muy poco el mejor equipo italiano en mucho tiempo.

– Real Madrid-Juventus (Tercera jornada de la fase de grupos de la Champions League) 1-octubre-2013. Estadio Santiago Bernabéu. 2-1 (Cristiano Ronaldo, Llorente, Cristiano Ronaldo).

Your email address will not be published. Required fields are marked *