Dos estilos enfrentados en el Centenario de Montevideo

Anoche pude ver el partido del Grupo 8, de la fase de grupos, en la Copa Libertadores entre Peñarol de Montevideo y la Universidad de Chile, más conocida como la “U”.

El partido fue hermoso y se pudieron ver dos estilos muy diferentes, por lo que el encuentro merece que se escriban unas líneas sobre él. Además se jugó en el “Centenario” de Montevideo, escenario incomparable.

La armonía de la U

La “U”, que dirige Jorge Sampaoli, tiene un mérito increíble, vigente campeón de la Copa Sudamericana, ha perdido a sus dos delanteros titulares, Eduardo Vargas (que se fue al Nápoles y casi no cuenta) y Gustavo Canales (que se ha ido a la Súper Liga china).

El equipo mostró una personalidad tremenda, se sobre puso al golazo de Freitas en el minuto 21, para ir creciendo poco a poco en el partido. Con salida de balón desde atrás, y con un una pareja magnífica en medio campo, formada por Marcelo Díaz y Charles Aránguiz. El partido anoche de Díaz fue fenomenal.

Marcelo Díaz

Apoyando a los laterales en la salida del balón, repartiendo con criterio, dando continuidad al juego y perdiendo muy pocos balones.

Además, juega la “U” juega con tres en el fondo y los laterales, M.Rodríguez y Mena, se desdoblan en ataque de maravilla.

Arriba, la movilidad de Junior Fernándes y su poderoso disparo, que se pudo ver en el gol del empate, es peligro asegurado.

En la segunda parte, entró Lorenzetti por Castro y dio una movilidad tremenda al equipo, aunque estuvo algo impreciso. Casi al final, Cereceda y el peruano Ruidíaz, entraron por Aránguiz y Henríquez.

Peñarol, más garra que juego

Peñarol es peor equipo que en la pasada edición y sí nota mucho las bajas. Sobre todo la de M.Mier, que partiendo de la banda izquierda creaba mucho peligro. El goleador Martinuccio, ahora en Villarreal, conectaba muy bien con Mier.

El empate le sirve de poco a los manyas, pero el equipo fue capaz de competir siendo inferior, con garra y juego directo, con una gran labor en medio campo, a nivel de presión, intensidad y llegada a la frontal de Freitas, detalles de Cristóforo (aunque no hizo mucho ayer), del que se habla que tiene un gran futuro. Para mi, el partido de Peñarol tuvo muchísimo mérito, desde su inferioridad.

“Polilla” Da Silva, actual técnico carbonero y en su día, delantero del Atlético de Madrid

El “Polilla” Da Silva quitó a Zalayeta, su referencia en la punta de ataque, y dio entrada a J.Pedro buscando más movilidad. Poco antes había entrado M.Pérez por Albín y poco después lo hizo Zambrana por un Estoyanoff muy cansado.

Los tres cambios pretendían revitalizar el ataque, buscar más movilidad, ser menos previsibles.

No le sirvió de mucho y al final tuvo que aperecer Carini para salvar un punto. No obstante, Peñarol trabajó mucho y  mejoró la imagen del 0-4 ante At.Nacional, aunque un sólo punto en tres jornadas, augura un mal futuro para el sub-campeón vigente.

 

 

Your email address will not be published. Required fields are marked *