Villas Boas y Domingos nueve meses después…

18 de marzo de 2011, Aviva Stadium de Dublín: Oporto y Sporting de Braga disputan la final de la Europa League en una fiesta del fútbol portugués. En los banquillos, dos jóvenes técnicos que están asombrando en el fútbol europeo.

Villas-Boas

André Villas-Boas era un joven técnico de 34 años en ese momento, que comenzó su carrera como técnico a los 16 años, cuando en el ascensor de su edificio coincidió con B. Robson (q.e.p.d.), técnico del Oporto por aquel entonces, y le sugirió que pusiera como titular al delantero Domingos Paciencia, que no era titular con el técnico inglés.

André Villas-Boas, técnico del Chelsea

Años después fue segundo de Mourinho durante cinco años hasta que le llegó la oportunidad de dirigir al primer equipo del Oporto en el verano de 2010.

Domingos Paciencia

Domingos Paciencia se retiró como profesional en 2001 en la filas del Oporto,  en 2005 ya era entrenador del Oporto B y tras entrenar al Académica, cumplía su segunda temporada al frente del Sporting de Braga.

Domingos Paciencia, cesado como técnico del Sporting

El jugador que recomendaba para el once inicial un joven V.Boas a Robson en 1994, se iba a enfrentar a él como técnico en la gran final de la Europa League 17 años después.

Aquel Oporto demoledor de comienzos de 2011

El Oporto del último tramo de la temporada pasada era un equipo demoledor, que apretaba arriba, con Fernando en el medio centro, las diagonales de Guarín cerca de la banda derecha con muchísima llegada, la “resurrección” de Joao Moutinho, y el nivel estratosférico de Hulk por detrás de Falcao y jugando a pierna cambiada por la derecha en muchas ocasiones.

El orden llevado a la máxima expresión en Braga

El Sporting de Braga era un equipo muy defensivo, al que era muy difícil hacerle un gol, con la virtud de dormir los partidos hasta que apareciese su momento, y un conjunto que si se adelantaba en el marcador, era muy difícil remontarle.  Un magnífico Silvio de lateral izquierdo, siendo diestro, un centro del campo fuerte, con Custodio y Hugo Viana,  la calidad del veterano Vandinho, la velocidad de Alan…, un equipo con poco gol, pero que rentabilizaba fenomenal los pocos que hacía.

La final se la llevó el Oporto, gracias a su mayor calidad individual en una conexión entre Guarín y Falcao, pero ambos técnicos fueron triunfadores. El premio, Villas-Boas firmó por el Chelsea y Domingos por el Sporting de Lisboa.

Ambos firmaron con la idea de comenzar un proyecto  largo. Ocho meses después la realidad es bien diferente.

Actualmente en el Chelsea

Villas-Boas está en la cuerda floja. Su Chelsea no genera fútbol, el equipo es lento, forma un atasco tremendo en medio campo y arriba,  Torres no marca y Drogba, que comenzó bien, se fue un mes a la Copa de África y ya es veterano.

Además, no está fino con sus decisiones. El único futbolista que genera juego es Mata y en muchos partidos le coloca demasiado pegado a banda. Ayer sin ir más lejos, cuando entró Kalou y él se fue al medio inició la jugada del 1-1 ante el Birmingham.

Intenta que Sturridge sea su Hulk del Oporto, y aunque comenzó bien  la temporada, ha ido a menos pese al gol de ayer.

Lo peor es en medio campo. El equipo no tiene salida de balón desde su propio campo. Han jugado muchos partidos Meireles, un llegador, Ramíres, un “conductor” de balón y Lampard, muy lejor de su mejor momento. Desde que ha vuelto de la lesión Essien juega mucho, pero el mejor Essien es un jugador agresivo, intenso, pero no un organizador, y además ya no es la mejor versión del ghanés.

El único medio que tiene para dar critErio a la salida del balón es Oriol Romeu, medio centro “ancla”, posicional, con buena salida de balón desde su propio campo, pero tras unos partidos como titular en los que el equipo mejoró, V.Boas le ha retirado su confianza.

El presente en el Sporting

Domingos comenzó bien en el Sporting. El equipo era muy sólido defensivamente, con el medio centro argentino Rinaudo por delante de la defensa, dos medio con mucha llegada como Schaars y Elías, la creatividad de Matías Fernández y D. Capel, y el buen hacer de V. Wolfswinkel arriba.

Se lesionó Rinaudo y el equipo se desmoronó como un castillo de naipes. Domingos no acertó con el sustituto de Rinaudo (acaba de volver) colocando al joven Renato Neto o a Bruno Pereirinha.

Ese no fue el único problema, el equipo adolecía de gol y la directiva retiró su confianza en él, colocando al ex-jugador del club Ricardo Sa Pinto, en una decisión equivocada en mi opinión.

Así es el éxito en el fútbol, efímero muchas veces, V.Boas aún está a tiempo, pero su futuro en el Chelsea no es nada esperanzador.

Creo que el Sporting debería haber tenido más paciencia con Domingos, su trabajo en Braga fue extraordinario, y aunque no haya estado brillante en algunas decisiones, la idea era un proyecto a largo plazo.

Your email address will not be published. Required fields are marked *