Leon Britton, el socio de todos

El pasado domingo,  el Swansea le ganó al Arsenal por tres goles a dos en el Liberty Stadium y me gustó mucho un jugador que no había visto mucho hasta entonces, Leon Britton.

El Swansea es un equipo modesto, recién ascendido, y que practica un juego basado en la posesión del balón, siempre intenta hacer daño al rival con la pelota y como comentaba Gaby Ruiz en el programa Fiebre de Maldini, un equipo que toca con un fin. El Swansea hay un momento que busca romper con una diagonal o intensifica la presión para robar arriba y hacer daño más cerca del área rival.

Estar cerca, tocar y ofrecerse de nuevo

Para jugar así te hacen falta buenos pasadores y un jugador que ordene al equipo con el balón, que esté cerca de sus compañeros para recibir y llevar la pelota hacia el espacio libre, volviendose a ofrecer de nuevo.

Ese jugador fue L. Britton ante el Arsenal, ayudado en la primera parte por el holandés Agustien en la faceta defensiva en el medio campo, y en la seguda mitad por Allen, al entrar el islandés Sigurdsson por el medio holandés.

Aquel Real Madrid-Valencia de la 94-95

Es la segunda vez que me impresiona un jugador en esa faceta concreta del juego tras haberle visto jugar pocas veces. Recuerdo una exhibición de Mazinho en un Real Madrid-Valencia de la Copa del Rey de la temporada 94-95 en el Bernabeu.

Ganó el Valencia 1-2 y creo que el medio centro brasileño no perdió un sólo balón en todo el partido. Apoyaba a los laterales en la salida y administraba el juego siempre con criterio.

Ni digo que Britton sea comparable con Mazinho, pero en esa faceta concreta del juego que comento,  el partido que hizo Britton, sobre todo en la primera parte ante el Arsenal, me recordó al de Mazinho aquel invierno del 94 en Madrid.

El juego de Britton no es en largo ni da pases de gol, pero para que sus compañeros puedan hacerlo, es necesaria su seguridad en el pase corto y como se ofrece constantemente para que la jugada salga limpia, para crear ventaja posicional en la segunda línea, hace falta que el balón salga bien de la primera.

Antes comentaba que otra faceta del juego del Swansea era la presión arriba para recuperar cerca del área, así llegó la recuperación de Allen, con su posterior envío a Dyer para el 2-1.

Otro jugador interesante va a ser el islandés Sigurdsson. Le dio un gran pase a Graham en el tercer gol y creo que jugando en tres cuartos de campo, es un futbolista que puede hacer mucho daño con sus pases, además tiene buen disparo.

Pero nada de estos sería posible sin “el socio de todos”.

Your email address will not be published. Required fields are marked *