Ese Francia-Bosnia H. con algún fantasma en la memoria…

A finales del año 93,  Francia afrontaba el último tramo de la fase de clasificación para el Mundial de 1994 en Estados Unidos con un calendario favorable. Tenía que recibir en el Parque de los Príncipes a Israel y a Bulgaria, dos selecciones, a priori, asequibles para los galos. Con un punto entre los dos partidos le bastaba a Francia para estar en el Mundial.

Dos sorprendentes derrotas apartaron a la Francia de Blanc, Guerin, Deschamps, Ginola y Cantona, entre otros, de aquel Mundial. Aquel gol de Kostadinov, en el último minuto de aquel partido ante Bulgaria (que después sería una de las revelaciones del Mundial) en París está en la historia negra del fútbol francés.

Vemos, curiosamente, como Laurent Blanc, actual seleccionador, intenta evitar el disparo de Kostadinov.

Mañana no es el mismo caso, porque Francia con empatar (ya le servía en el 93 ante Bulgaria) ya está en la Eurocopa y la derrota le llevaría a la repesca (no quedaría fuera de momento), pero hay miedo. Además,  los de Laurent Blanc tienen bajas importantes. No podrán contar con Ribery, Benzema y probablemente ni Evra ni Abidal en el lateral izquierdo.

Bosnia-Herzegovina

El rival será Bosnia-Herzegovina, una selección que dirige un histórico del fútbol de la ex-Yugoslavia como Safet Susic, que cuenta con jugadores de primer nivel en el fútbol europeo como Spahic, Misimovic, Pjanic o Dzeko, y que, con la repesca asegurada, buscarán dar la campanada en París.

Ya no será en el Parque de los Príncipes, será en Saint-Denis, ni es para un Mundial, es para la Eurocopa, pero todos los franceses que vivieron aquel “drama deportivo” que supuso quedar fuera del Mundial 94, lo tendrán en la mente mañana. Más si cabe con el mal papel de la selección en el pasado, pero aún reciente, Mundial de Sudáfrica.

En las botas de Nasri, Valbuena, Remy o Gameiro, está la responsabilidad de ahuyentar fantasmas del pasado.

Your email address will not be published. Required fields are marked *